Improcedente
Tremenda polémica causó el hecho de que el regidor independiente (¿de quién?) Raúl Ulloa interpusiera denuncias en contra del alcalde en el Congreso del Estado, pues dicen algunos que es la primera vez que un edil actúa de dicha manera.

Pero no crea usted, estimado lector, que lo hizo con fundamentos, no, fue sólo para figurar, pues resulta que más tardaron los diputados locales en citar al alcalde que en lo que terminó la sesión y todo porque Raúl Ulloa no presentó la documentación con la cual sustentar sus denuncias, ¡ups!

Cuentan los chismosos que el independiente (¿de quién?) no tenía por qué quejarse de que en la pasada sesión de cabildo no se le entregó la documentación de los dictámenes de Hacienda que se pusieron a discusión, ya que él como integrante de esa comisión tuvo que haber participado en la reunión en la que se abordaron esos temas, pero ¿qué cree?, Raúl Ulloa se dio el lujo de faltar.

 

Regresan
Dicen en el pueblo que lo que para algunos resulta inservible, para otros es una fortuna y en la política es algo que está bastante claro. Desde los pasillos de la presidencia nos llega que en las últimas semanas se han incorporado a trabajar al ayuntamiento algunos de los operadores políticos más conocidos de los Monreal.

Obvio, su incorporación no fue porque a los del Municipio les conmovió que estuvieran desempleados, no, nada de eso, sino que tienen a alguien que está abogando por ellos y es nada más y nada menos que el contralor, Alejandro González Cosío, quien al igual que los recién incorporados, el menor de los Monreal, Saúl (ito para para las señoras) les dio la puñalada traicionera.

Recordará, estimado lector, que Saulito se desquició y comenzó a ver enemigos hasta en quienes en más de un proceso electoral le demostraron su fidelidad. Entre los recién incorporados está el ex director de Catastro Gustavo Veyna y en menos de lo que canta un gallo regresará uno de los más fieles de los Monreal, el ex titular de Espectáculos Armando Rodarte.

 

Aprovechado
El que no deja pasar ni una mosca para sacar beneficio, ya sea de los Monreal o de los PRI, es el regidor more-priista Rubén Méndez (el vendedor de autos chocolate); cuentan los chismosos que no conforme con sacarle provecho al ayuntamiento, ya anda pidiendo plazas en la Secretaría de Salud de Zacatecas.

En los pasillos (de la presidencia, ya sabe) con tono burlón, cuentan que en días recientes, sin ninguna pena y como si fuera a pedirle un vaso de agua, se acercó a una de las diputadas que representan a Fresnillo a decirle que no sea mala, que su primo estudio enfermería y no tiene trabajo, ¡ay cosiii!

Pero eso no fue todo, pues el more-priista Rubén Méndez le dijo que eso sí, le tenían que dar su plaza en el Hospital General, ¿y su nieve, de qué la quiere?, ya que su primo (el orgullo de la familia, porque a diferencia de él sí estudió) vive cerca de ese lugar y así le resultaría fácil llegar.


Los comentarios están cerrados.