Emilio
Emilio

Ayer, y hasta el martes 16, ocurrirá el Festival de la Diversidad Sexual. En la serie de eventos hay exposición de fotografía, premiación por concurso literario y de cine; conferencias, puestas en escena y conciertos. Las organizadoras suelen traer cantantes famosas por su defensa de los derechos de las personas que configuran las diversas tribus que muestran la diversidad sexual. En esta ocasión estará Astrid Hadad, el martes, en el Teatro Fernando Calderón. Una asidua cantante al viejo festival era Regina Orozco (era una especie de Tania Libertad y Guadalupe Pineda para los festivales anteriores).

El Festival de la Diversidad Sexual sigue siendo un acierto. Da visibilidad a diferentes grupos culturales y políticos que muestran interés en la visibilización de derechos, la procuración de sus derechos civiles y la muestra que son ciudadanos que aportan en positivo.

Una observación: ojalá en los años por venir sean otras visiones, otras organizaciones y otras propuestas las que organicen el festival. Pues desde su origen, un grupo político y unas personas proclives a un partido político han monopolizado la organización y con ello han ejercido más control y exclusión, que inclusión de otras propuestas.

Algo más

Diana Arauz ha organizado, como directora de la Asociación Zacatecana de Estudios Clásicos y Medievales, un par de reuniones académicas. Lo hace para celebrar el aniversario de la asociación. Ayer, jueves 11, inició el curso Patrimonio Medieval en Castilla y León.

Todavía más

La Biblioteca Pública de Zacatecas me ha vuelto a impresionar, otra vez, por supuesto, en positivo. El día de ayer abrió nuevas áreas que ayudarán para atraer y configurar otros y nuevos asistentes a la biblioteca. Aunque el evento fue gubernamental, y son de los que suelen vanagloriar a los funcionarios cuando asiste una autoridad, desde ayer inició una ludoteca o salón para infantes que acompañan a los lectores –los consumidores efectivos de una biblioteca seria–. Ojalá que el nuevo salón cause apoyo y mejoramiento público a la iniciativa y lo primero es aumentar los acervos para efectivamente atraer lectores que desean leer para consulta escolar y lectores que asisten para leer novedades literarias, porque la ludoteca funcionará con base en la concurrencia de adultos y no como imán de guardería.


Los comentarios están cerrados.