REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- El escritor Felipe Garrido, quien trabajó con Juan Rulfo en la edición de Pedro Páramo que hizo el FCE en 1980, advirtió sobre la imposibilidad de una edición definitiva de la novela.

«No hay ediciones definitivas de Homero, no hay ediciones definitivas de Cervantes, no hay ediciones definitivas de Azuela. Los clásicos, los escritores que consiguen mantenerse vivos, están vivos porque todavía hay cosas que encontrar en ellos», planteó en entrevista Garrido, señalando la conveniencia de una edición crítica de la obra.

Participó con Eduardo Matos Moctezuma y José Pascual Buxó en la sesión solemne de la Academia Mexicana de la Lengua para conmemorar el centenario del escritor jalisciense celebrada este jueves en Casa Lamm.

La edición de RM, que empezó a publicar la obra de Rulfo a la muerte del escritor en 1986, se presenta como la definitiva. Garrido plantea la conveniencia de una edición crítica.

«Hacer una edición crítica de Rulfo, quien la haga, si es que hay un valiente que la haga y la Fundación (Juan Rulfo) lo deja, o si la hiciera la propia Fundación, sería más interesante que el pleito sobre si el texto es definitivo o no, una edición donde se señalaran todas las variantes que ha tenido la obra en distintos países y épocas», dijo al término del acto.

En la sesión, Garrido contó que como gerente de producción del FCE pudo revisar con Rulfo El llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955) para una edición especial aparecida en 1980. «En ese momento era la más depurada (de Pedro Páramo)». Una edición con un tiraje de solo tres mil ejemplares, ilustrada por Juan Pablo Rulfo, ahora difícil de conseguir. Apareció en una colección especial de Tezontle, que reunió obras cuyas ventas se acercaran al millón de ejemplares y en donde también se incluyó, por ejemplo, Los de abajo de Azuela.

Garrido contó que durante cuatro o cinco meses, Rulfo y él se reunían dos veces por semana para revisar los textos, marcando los cambios que el escritor jalisciense pedía y cotejaron juntos las pruebas finales.

«Se trataba lograr una edición que dejara satisfecho a Don Juan», contó Garrido, quien señaló que en la edición de RM hay mejoras respecto a la que el FCE publicó en 1980.

En la sesión, Matos Moctezuma habló del libro «Juan Rulfo. Mis imágenes y mi muerte», con textos de Fernando Benítez y él mismo, dibujos de José Luis Cuevas y fotografías de Daisy Ascher, editado por el entonces Departamento del Distrito Federal en 1987.

Mientras que José Pascual Buxó se refirió al temprano artículo publicado en 1955 por Carlos Blanco Aguinaga sobre Rulfo donde asentaba que el escritor iba creando con una «originalidad plena», una realidad a la vez universal y moderna, tradicional y mexicana, en un «conjunto de obras que abrían nuevos derroteros para la prosa narrativa mexicana».


Los comentarios están cerrados.