SAÚL ORTEGA / DANTE GODOY | FOTOS: HUGO LEANDRO
SAÚL ORTEGA / DANTE GODOY | FOTOS: HUGO LEANDRO

La construcción del Periférico Centenario, en el que la inversión inicial es de 220 millones de pesos, según informó el ex gobernador Miguel Alonso Reyes durante el arranque, el 5 de diciembre de 2015 y, durante la presentación del proyecto, se garantizó que estaría listo en septiembre de 2016. A la fecha no se ha concluido.

El trazo de la vialidad es de 5 kilómetros y nace en la zona de la plaza comercial Galerías Zacatecas, a la salida norte de la capital del estado, para culminar en el entronque a la carretera de Vetagrande, a espaldas del cerro de La Bufa.

Durante un recorrido que realizó NTR Medios de Comunicación por la obra, desde el acceso a la vialidad, ubicado atrás de la plaza comercial, se aprecian los primeros metros pavimentados a cuatro carriles; incluso podría pensarse que el resto de la construcción está en las mismas condiciones, pero este tramo comprende sólo 800 metros concluidos.

Al terminar la primera curva, tras un gran montículo de tierra, se aprecia el brazo mecánico de una excavadora que desgaja el cerro para abrir una nueva brecha; cruzar por este punto resulta imposible.

Para dar continuidad al trayecto que seguirá la vialidad es necesario rodear el punto de maniobra y llegar al punto donde trabaja la máquina; varios camiones de carga viajan alrededor de un kilómetro y medio para deshacerse de las piedras y el escombro.

En este tramo el pavimento se redujo; a los costados se abre un camino de terracería por el que circulan los materialistas en un interminable ir y venir cargados de piedras.

La pavimentación y el trazo del proyecto suben rumbo al entronque a la carretera de Vetagrande en un tramo aproximado de un kilómetro y medio. A lo largo, desde una pipa de agua, los trabajadores se afanan en regar un tramo de no más de 200 metros que es liberado de piedras y aplanado por maquinaria pesada.

Este trabajo se realiza para preparar un nuevo tramo para tirar el asfalto y dar por concluida esta parte de la obra.

Más adelante, de nuevo el pavimento se abre a cuatro carriles más un camino de terracería, por el cual suben y bajan los camiones materialistas.

En el punto donde concluye la curva prolongada, al costado izquierdo, se ubica el banco de materiales; se observan varios montículos de material de construcción que lentamente se resbalan por la ladera del cerro.

Los camiones con materiales cruzan totalmente la vialidad para subir por la ladera contraria al banco de materiales y tirar sus pesadas cargas.

De frente, por el trazo de la vialidad, un nuevo bloqueo de tierra impide el paso a la carretera.

Tras este obstáculo, una marca indica que se cumplen los 2 kilómetros más 800 de la construcción, y la única huella visible es una plancha de tierra que fue aplanada justo a unos metros de la entrada de la empresa minera Capston Gold, ubicada sobre el periférico Díaz Ordaz.

Desde este lugar no resulta posible ver la continuidad del Periférico Centenario, sólo se observa sobre la curva una serie de piedras pintadas de blanco que supondrían el punto donde continuará la construcción.

Para ubicar el trazo donde pasará la nueva vialidad, que se pretende entregar en septiembre próximo, es necesario caminar sobre la vialidad Díaz Ordaz alrededor de 500 metros para reencontrar el camino.

En este lugar la obra está detenida completamente; no hay indicios de que maquinaria pesada haya trabajado en el lugar desde hace varios meses.

Desde este lugar, cerca de la avenida Mexicapan, hasta lo que será el puente en Bracho son alrededor de 800 metros.

Al llegar a la entrada de Bracho, un gran montículo de tierra y grava impide el paso y tras éste, un charco de aguas negras pasa a 200 metros de la estructura del puente, que a la distancia da la impresión de estar concluido; sin embargo, se aprecia que le falta la capa de pavimento para subir hasta el entronque con la carretera a Vetagrande, que aún está a poco más de un kilómetro de distancia.

Del otro lado del puente, para el último tramo, una malla ciclónica impide el paso a un recorrido de cerca de 500 metros, donde tampoco se ha trabajado en varios meses.

En este lugar el cerro fue desgajado para dar cabida a los cuatro carriles que ocupará el periférico y, sobre el acceso a éste, a la altura del viejo camino a La Bufa, otra malla ciclónica y una pequeña lona advierten que ese predio es propiedad privada.

Al cruzar el antiguo camino a La Bufa, los últimos 500 metros de dicha vialidad también lucen abandonados; una serie de piedras impide el paso a vehículos y es visible que desde hace varios meses no existen avances en la obra.

Versión oficial
Francisco Ibargüengoytia Borrego, titular de la Secretaría de Infraestructura (Sinfra), recordó que la proyección financiera inicial del Periférico Centenario fue de 260 millones de pesos, que actualmente cuenta con 90 por ciento de avance global, y que se planea entregar en septiembre.

En este sentido, el funcionario mencionó que en su primera etapa se trabajaron 5 kilómetros y que la obra se detuvo por problemas por derechos de vía y terrenos que son propiedad privada, pero afirmó que se destrabarán en el transcurso de esta semana.

Comentó que hace falta concluir la siguiente etapa, que corresponde a 3 kilómetros, así como los complementarios, como muros, vallas de contención, alumbrado y señalética; el monto adicional suma los 75 millones de pesos.

Dijo que la obra cerrará con un presupuesto de 335 millones de pesos, del cual, aseguró, no se han modificado los montos iniciales de obra, sólo se añadieron los adicionales complementarios.


Los comentarios están cerrados.