Violencia
Mientras las autoridades viven en una utopía en torno al tema de seguridad, en las calles de El Mineral continúan los hechos delictivos que impactan a la sociedad, tal es el caso de un feminicidio ocurrido en días recientes.

Pero resulta que algunos funcionarios se deslindan del tema con la mano en la cintura, a pesar de que la seguridad es de su competencia. Claro, es de todos bien sabido que en algunos casos ostentan el cargo que tienen por mera cuota política o por ser amigos de quienes estaban en su lugar, pero aunque sea por no dejar alguien debería orientarlos.

Y sí, sí es quien usted se imagina, estimado lector, El Prepotente secretario de Gobierno, Daniel Isaac Ramírez, quien pide explicaciones a los medios de comunicación del por qué le cuestionan en relación a la seguridad ¿perdooon?, evidentemente requiere de alguien que lo oriente y le deje en claro cuáles son sus funciones, porque una vez más demuestra su incapacidad; bonito apoyo que le da al presidente municipal.

 

Agua
La que parece que ya medio le va entendiendo a qué obedece que cada mes reciba 47 mil pesos en su cuenta es la directora del Siapasf, Laura (ita para las cuatas) Herrara, pues dicen los chismosos que ya le entraron las ganas de trabajar y cuando menos llevar agua a donde durante meses no llega.

Dicen los enterados que después de las manifestaciones y de que se sintió con un pie afuera de la administración municipal no se paró en el Siapasf durante tres días, pues según su asistente no se encontraba muy bien de salud, pero después de ello supuestamente regresó con toda la actitud, buscando ya no dar problemas y buscar soluciones.

Obvio que el entusiasmo no le iba a durar toda la vida, pues resulta que además de todo el dinero que se ha invertido para mejorar el suministro se requiere más y más, tan sólo de momento requiere 35 millones de pesos para evitar que se roben o se desperdicien millones de metros cúbicos de agua, si no tienen ni para pagar la luz, menos para lo demás.

 

Castigados
En un salón de clases se ha convertido la sala de regidores y no precisamente porque los ediles acudan a aprender, no, sino porque son de esas personas que se la pasan jugando, para luego andarse quejando por las decisiones que se toman.

Un momento muy incomodo se vivió este viernes en una sesión de la Comisión de Gobernación y es que al regidor independiente (¿de quién?) Raúl Ulloa Guzmán y al titular del Departamento de Alcoholes, un tal Salomón Morales, como niños de escuela los tuvieron que separar y cambiar de lugar, ya que su risa y relajo no permitía desarrollar la sesión.

Cuentan los chismosos que en más de una ocasión, El Prepotente secretario de Gobierno, Daniel Isaac Ramírez, como si fuera un maestro (brincos diera), les llamó la atención y les pidió compostura, pero al independiente ¿de quién? y al tal Salomón Morales les valió, hasta que le colmaron la paciencia y los cambio de lugar de extremo a extremo.


Los comentarios están cerrados.