ERIK FLORES | NTRZACATECAS.COM
ERIK FLORES | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.– Este 16 de mayo se cumplirán cien años del nacimiento del escritor mexicano Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, mejor conocido como Juan Rulfo.

Para honrar la memoria de uno de los más importantes literatos que ha dado México, no hay nada mejor que leer y analizar su obra, principalmente la narrativa.

Sin embargo, en la Biblioteca Central Mauricio Magdaleno, una de las que tiene el más amplio acervo bibliográfico en los 240 espacios de consulta y lectura del territorio zacatecano, con 40 mil títulos, dispone únicamente de 15 textos de Rulfo, algunos de ellos muy maltratados y de ediciones antiguas, inclusive de hace 37 años.

De esa cifra, cuatro son de la novela Pedro Páramo, dos publicados por el Fondo de Cultura Económica (FCE) en 1980, uno por la Editorial RM también en 1980 y uno más por Letras Mexicanas, en 1984.

Entre esos 15 libros de Juan Rulfo se hallan siete de la recopilación de cuentos El llano en llamas; seis de los cuales fueron editados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), en la serie Lecturas Mexicanas, y uno más de la Fundación Juan Rulfo, Editorial RM.

Asimismo, tres ejemplares son de El gallo de oro y otros textos para cine, de Ediciones Era, de 1980, y uno más es de Antología personal, Editorial Nueva Imagen, también de 1980.

De la misma manera, en la biblioteca se cuenta con el documental, en formato DVD, Los que se quedan, codirigido por el cineasta Juan Carlos Rulfo, hijo de Juan Rulfo, y está disponible para préstamo a domicilio.

La realidad es que en ese centro de consulta y lectura no hay ediciones recientes de la obra de Rulfo ni se cuenta con la colección de la Fundación Juan Rulfo y Editorial RM, que abarca Letras e imágenes de Juan Rulfo; Noticias sobre Juan Rulfo, de Alberto Vital; La recepción inicial de Pedro Páramo (1953-1963), de Jorge Zepeda; Tríptico para Juan Rulfo, de Víctor Jiménez, Alberto Vital y Jorge Zepeda; y 100 fotografías de Rulfo, entre otras publicaciones.

El jalisciense falleció en Ciudad de México el 7 de enero de 1986 y es consagrado como un clásico de la lengua española.


Los comentarios están cerrados.