La reforma educativa, sin soporte material, es como una mesa sin patas.


Deja un comentario