ALBERTO CHIU | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO CHIU | NTRZACATECAS.COM

Quienes hayan tenido oportunidad de darse una vuelta por los municipios del estado, quizás podrán haber notado que en muchas escuelas, sobre todo en el ámbito rural, aunque también en zonas urbanizadas, existe infinidad de carencias de infraestructura educativa, y que los alumnos estudian en condiciones de gran dificultad.

No, no se trata de que no tengan buenos maestros, que los hay, sino de que en muchas de esas escuelas –primarias y secundarias– falta todo tipo de equipo y mobiliario como pizarrones o pintarrones, butacas adecuadas, energía eléctrica, tal vez equipo de cómputo, o en el peor de los casos, no tienen ni siquiera un baño. Si acaso, una letrina en condiciones precarias.

A lo largo y ancho de la entidad, existen estas escuelas, y el departamento de la Secretaría de Educación que se encarga de estos asuntos en Zacatecas, reconoce que las peticiones de padres de familia y directores de plantel son demasiadas, y que en realidad son poquísimas las que se atienden… porque tampoco hay recursos suficientes para ello.

Más aún, a últimas fechas es ingente la cantidad de solicitudes para que se construya en tal o cual escuela un domo, con el fin de que los alumnos no se expongan (tanto) a los rayos solares cuando salen a recreo o a su educación física.

Y vaya que son necesarios los domos. Las más recientes mediciones atmosféricas y estudios especializados nos dicen que hay enfermedades de la piel provocadas, por ejemplo, por la incidencia de los rayos solares. El cáncer en la piel es una realidad que puede afectar desde los más pequeños hasta los mayores, y de ahí que la solicitud de domos sea razonable, en virtud de que se busca la salud de los estudiantes.

Sólo que… ¿por qué se ha derivado la responsabilidad de construir domos escolares a los municipios? Actualmente, la responsabilidad de esta infraestructura prácticamente se la pasan a los ayuntamientos, que en la mayoría de los casos no disponen tampoco de recursos suficientes para hacer esas estructuras, sobre todo en los municipios con mayor grado de precariedad en todos los sentidos.

En otras entidades del país, este asunto se ha tomado en serio por las administraciones estatales, e incluso llega a formar parte de sus programas y políticas públicas integrales de salud y educación, de manera conjunta. Es el gobierno de esos estados quien se responsabiliza de la construcción de domos, involucra a sus secretarías de educación, salud e infraestructura, y da solución a los requerimientos de padres de familia y directores de escuela que lo solicitan.

En Zacatecas, en cambio, se descansa esa responsabilidad en los ayuntamientos, que generalmente no pueden con el paquete y la construcción de domos queda rezagada por meses, incluso años, mientras los niños y jóvenes siguen exponiéndose a altos niveles de radiación solar que, a la larga, podría provocarles problemas en la piel.

Eso, con los domos. Y ni cómo explicar la urgencia de aquellos planteles donde no hay sanitarios, y donde las soluciones más socorridas son mandar a los alumnos “al monte”, o en el mejor de los casos, a alguna casa cercana.

Bajo estas condiciones, lejos estamos de alcanzar el óptimo deseable de que la calidad de la educación sea equitativa para todos los alumnos de todos los niveles, y es necesaria –urgente– una planeación estratégica para el desarrollo de esta infraestructura educativa desde el Ejecutivo estatal, con el concurso de la sociedad civil a través de sus asociaciones de padres de familia, del gremio educativo mediante sus maestros y directores, y por supuesto de los diputados, quienes en su faceta de gestores podrían reencauzar recursos públicos para equilibrar la distribución del dinero con estos fines.

Porque aunque no lo creamos, la falta de un domo, un sanitario, pizarrones, butacas, electricidad o equipo de cómputo básico, provoca que generaciones enteras de educandos del nivel básico terminen con muy distintos grados de aprovechamiento, incluso aun cuando se cuenta con docentes con nivel de excelencia.


Nuestros lectores comentan

  1. Y así pretende nuestro flamante presidente y su secretario de educación que se aplique SU MODELO EDUCATIVO ? Por esto, ya no solo maestros, sino también críticos y en opinión publica, le han hecho saber que: en las condiciones que se encuentran actualmente la gran mayoría de las escuelas del país, es IRREALIZABLE. Ah pero hacen quedar antes la sociedad, a los maestros que trabajan con lo que tienen y poniendo hasta de su bolsa los recursos faltantes, como los culpables de la baja calidad de la educación, cuando son las altas autoridades las que no están cumpliendo ni con lo mínimo requerido. Pero qué tal como se embolsan los recursos destinados para la educación y otros rubros