REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

México.- La alta demanda del mezcal ha provocado una sobreexplotación de los agaves que son endémicos del estado de Oaxaca, por lo que se pone en peligro su existencia.

El llamado agave espadín es una de las principales especies destinadas para la producción de mezcal, pero se llegó a su sobredemanda, así que se han buscado otras variedades como las endémicas de dicho estado, explicó Gabino Martínez del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), unidad Oaxaca.

“Muchos empresarios están preocupados porque por un lado tienen una altísima demanda de mezcal y por otro lado, no hay planta que abastezca sus palenques (fábricas)”, afirmó Martínez.

Además, crece la demanda de estas especies endémicas porque es posible obtener una bebida de mejor calidad.

“Se han visto que esas otras especies endémicas de Oaxaca, de ellas se obtiene un mezcal de mejor calidad que la del espadín; está habiendo una sobreexplotación de esas especies endémicas, entre ellas tenemos al agave potatorum, arroqueño y otros, que están siendo sobreexplotados en su hábitat natural”, detalló Martínez.

Empresas como Mezcal Embajador de Oaxaca rescatan estas variedades, pues cuentan con viveros en los que se cuidan los hijuelos, retoños que nacen del agave, hasta que crecen a una altura de 25 centímetros, para después ser trasplantados en su hábitat natural. Actualmente cuenta con 35 mil de ellos, describió Mijail Zárate, dueño de ese negocio.

“Podemos hacer que esto no se pierda, sino al contario, que se vaya fortaleciendo cada día y que tengamos siempre en existencia esos mezcales de agaves silvestres (endémicos) que tanto estamos requiriendo”, destacó Zárate.
Mucha demanda

En una década se ha reducido la superficie para el cultivo del agave espadín.

-35 mil hectáreas se tenían de agave espadín hace 10 años
-6 mil hectáreas se tienen actualmente.
-25% creció la producción de mezcal en 2016.
-3 millones 28 mil litros de la bebida se produjeron.


Nuestros lectores comentan

Deja un comentario