Zafarrancho
Todo un zafarrancho se armó en la presidencia municipal luego de que “alguien”, con poca inteligencia, por cierto, mandará resguardar el recinto con policías para evitar que los manifestantes que tienen tomado el Siapasf entraran a la sesión de cabildo que se tenían programada.

Pero los inconformes resultaron más listos y lograron colarse a la sesión, donde no desperdiciaron ni un minuto para restregarles en la cara a los regidores y al propio alcalde José (Pepe para los cuates) Haro su falta de interés para darle solución a sus demandas.

Cuentan los chismosos que situaciones como estas tenían años y años que no se veían en una sesión de cabildo, de la cual, por cierto, al mero estilo de la directora del Siapasf, Laura (ita para las cuatas) Herrera, salió el alcalde corriendo sin ni siquiera buscar mantener un diálogo con los inconformes; lo bueno es que su gobierno está abierto al diálogo, si no imagínese…

 

Regañado
Como siempre y como en todo no faltaron los regidores que se quisieron sentir súper héroes y buscar conciliar con las personas que irrumpieron en la sesión de cabildo, pero dicen que se dieron la arrepentida de su vida, principalmente Jesús (Chuy Calcuta para sus fieles y ahora conocido como Chuy Pelotas) Badillo.

En los pasillos (de la presidencia, ya sabe) cuentan que como lazo de cochino pusieron a Chuy Calcuta, a quien de rajón y acosador sexual no lo bajaron, pues cuando se llegó el momento de que demostrara su autoridad en el gobierno municipal se hizo chiquito y sólo se quedó con los brazos cruzados.

Ante dicha reacción más de uno se quedó atónito, principalmente el independiente, ¿de quién?, Raúl Ulloa, quien con la mirada le suplicaba no lo dejará solo en esta situación, pero ni con su mirada del gato de Sherk lo convenció y Chuy Calcuta sólo le hacía una sonrisa fingida, ¿y donde quedó su tan popular frase de yo no soy político, soy un ciudadano más?

 

Venganza
La que encabezó los reclamos a Chuy Calcuta fue la ex diputada y ahora manifestante Guadalupe (la mujer de palabra, para la raza) Hernández, sí, esa que hace unos años cacheteó al ex coordinador de reinas Lalo Gómez, luego de que su hija no resultara ser la representante de la belleza fresnillense en la feria.

Pero por qué tanto odio en contra del edil, es la pregunta del millón, pero aquí se lo resolvemos, sucede que la regiduría que ocupa Chuy Calcuta era para la hija y casi reina (por eso de que quedó en segundo lugar) de la mujer de palabra, pero de último momento le dijeron que sería el premio de consolación para Chuy Calcuta y evidentemente eso la enfureció.

Y como si fuera poco, resulta que Chuy Calcuta le ha ganado terreno a Guadalupe Hernández con las organizaciones migrantes y eso, eso le dolió en el alma. Además de darle lata al regidor, cuentan que la mujer de palabra una vez más anda buscando un hueso político y obvio el sumarse a estas manifestaciones es con la intención de buscar votos.


Los comentarios están cerrados.