ALEXA MONTIEL | NTRZACATECAS.COM
ALEXA MONTIEL | NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. La directora de la Villa Infantil Sagrado Corazón de Jesús, Vitalia Montichi, informó que la principal problemática a la que se enfrentan es que, aunque hay niños para adopción, resulta complicado hacerlo debido a que padecen alguna enfermedad o discapacidad.

Explicó que, si una adopción es un proceso muy difícil y tardado, con este tipo de menores es más, pues se tiene que hacer una investigación previa de la pareja que los quiere adoptar para saber si tendrán el tiempo de darles los cuidados necesarios.

“La villa se ha convertido en un refugio para niños en condiciones de vulnerabilidad, donde el objetivo principal es brindarles un lugar en el que puedan tener una infancia de calidad y, si los damos en adopción, asegurarnos que tendrán una vida plena fuera de la villa”, refirió Vitalia Montichi.

Sin embargo, dijo que las necesidades de la Villa Infantil Sagrado Corazón de Jesús son otras más, pues la alimentación e higiene de los 12 jóvenes y 24 niños que viven en el lugar, pero en especial de los cinco pequeños enfermos, es diferente a la de todos los demás.

“Leche, azúcar, cereal, accesorios de higiene personal y, en especial, pañales para los niños con necesidades especiales es lo que más se necesita en la Villa Infantil”, aseveró la madre.

Frente a ello, expuso que es indispensable que la ciudadanía apoye a este tipo de instituciones llevando los artículos mencionados, así como papelería, pues los niños asisten a la escuela y siempre necesitan útiles escolares.

Comentó que ya son dos años desde que la Villa Infantil amplió sus instalaciones para continuar a cargo de los jóvenes más grandes y que, por su edad, no pueden permanecer junto a los menores, así como los pequeños que están enfermos, pues el cuidado es totalmente distinto.

La directora Vitalia Montichi dijo que, pese a que las autoridades están al pendiente de sus necesidades, ello no es suficiente, pues los alimentos nunca están de más en una casa donde habitan niños y adolescentes.


Deja un comentario