ALBERTO CHIU | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO CHIU | NTRZACATECAS.COM

Hace apenas un par de días, se celebró en México –como en muchos otros países– el Día del Internet, o como le llaman internacionalmente, el Día Mundial de la Sociedad de la Información, fecha conmemorativa que tiene como objetivo llamar la atención de quienes administran los países a acercar cada vez más al pueblo hacia esa sociedad, hacia el uso productivo de las tecnologías de la información disponibles en la red.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenece nuestro país, señala que un 81 por ciento de la población de las naciones que la componen tiene acceso a internet, mientras que en México apenas lo tiene el 59 por ciento. Andamos atrasados, dirían nuestros viejos.

Y sí, efectivamente, andamos bastante atrasados en el tema de que el internet, la conectividad a la red informática mundial, llegue a toda la población de nuestro país. Especialmente encontramos lugares donde, ya sea por la bajísima densidad poblacional, o por lo alejado que se encuentran de las grandes urbes, o porque no hay infraestructura suficiente, nomás no les llega ninguna señal ni tecnología de las que disponemos muchos en los centros poblacionales mayores.

Aunado a eso, los grados de pobreza en que vive mucha de esa población les hace imposible hacerse siquiera de un celular moderno con conexión a internet, mucho menos pueden conseguir una computadora, y por supuesto no hay a dónde conectarla donde ni siquiera ha llegado la energía eléctrica. Esos lugares existen, y son los puntos débiles que ensanchan la llamada “brecha digital”.

Claro que juegan un papel importante las empresas privadas que proveen infraestructura y servicios tecnológicos de comunicación, y por supuesto también un papel importante el gobierno, desde la elaboración y aplicación de políticas públicas de acceso a la tecnología para el pueblo, algo que todavía se ve muy lejos en ciertos puntos del país, principalmente en zonas rurales, serranas, etcétera.

¿Y qué tan importante sería eso de cerrar la brecha digital? Para las condiciones de México, y por qué no verlo en Zacatecas particularmente, cerrar la brecha significaría por ejemplo llevar información útil sobre producción agrícola y ganadera a productores alejados de las ciudades. Llevar medios de educación modernos y prácticos a las comunidades más alejadas, donde ya ni siquiera hay escuelas completas porque muchos han emigrado. Llevar información sobre programas de salud a donde quizás apenas hay un médico o una enfermera, así como brindarles la comunicación necesaria y suficiente para establecer contacto con grandes hospitales o centros de salud, para coordinar más eficiente y rápidamente los trabajos en esa materia. Y ya ni hablar de las infinitas posibilidades que tendrían al hacer comercio electrónico, tanto para comprar lo que necesitan, como para vender lo que producen.

Y más aún, podría abrir un mundo nuevo de información y posibilidades de crecimiento y desarrollo a muchas personas que, por ejemplo, por su edad no han tenido nunca en sus manos un smartphone o una tableta o una computadora. Comunicación con los paisanos en el vecino país del norte o con amigos de cualquier parte del mundo. Cultura, conocimiento. No es poco.

Quizás para muchos de quienes estén leyendo esta opinión en su teléfono o computadora o tableta, sea ya algo transparente y sean consumidores regulares de contenidos por internet, ya sea para informarse o para divertirse o hasta para su trabajo. Pero así como ustedes, amables lectores, hay que reconocer que hay muchos otros que ni idea tienen, a estas alturas, de que lo pueden hacer desde su casa, desde la calle, el transporte público.

Es importante reducir la enorme brecha digital. Ahora sólo hace falta que quienes tienen en sus manos la generación de las políticas públicas (de educación, salud, desarrollo económico, y más) se lo crean, y coadyuven para que esas estrategias se implementen en beneficio de la población, pues estoy seguro que ayudarían también a acabar con mucho de la pobreza que tenemos actualmente, en todos los sentidos.


Los comentarios están cerrados.