Emilio
Emilio

(2-2)

Thelma Nava es una mujer Sagitario. Nació en la Ciudad de México, en 1932. No es una poeta desconocida. No lo es en los mundos de las publicaciones y las lecturas literarias. En la cuarta serie de Lecturas Mexicanas, de Conaculta, apareció su poesía reunida con el título El primer animal, reunión con otro libro de 1986. Reivindico como lo hice en la entrega del viernes: es positivo el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde que recibe mañana en Jerez.

Por cierto, en la historia del premio, Thelma es la segunda mujer poeta que lo recibe. Es la segunda poeta/poetisa que lo recibe. Los otros galardonados son ensayistas, historiadores y narradores. Por eso es grato que sea ella.

Como premio, el López Velarde no le es ajeno. En 1962 recibió un premio recordando al jerezano. Ése era un certamen organizado por el periódico Ovaciones, de la Ciudad de México. En una edición del Festival de Poesía, que organiza la Universidad Autónoma de Zacatecas, le fue dedicada la jornada; con ella estuvieron otras escritoras.

Muestra de su lectura y conocimiento del jerezano es el poema “Ramón López Velarde”:

 

“Una mañana irrepetible me sorprende en tu casa de Jerez.

Me asomo al viejo pozo en que mirabas crecer

con devoción tu infancia.

La foto del niño Ramón que fuiste

me reta a cortar una naranja

en el patio interior de tu morada.

Lo hago a hurtadillas. Huelo su aroma y la guardo en silencio.

Ahora se ha empequeñecido.

En ella caben tus recuerdos más íntimos

las contradicciones de tu vida

y los demonios que nunca te vencieron

y arrojaron tus 33 años

a rodar por esas calles empedradas a las que siempre vuelves.

 

Tu rostro adulto en los salones de la casa

desde los baúles que ya no están

nos mira siempre llegar como en un ritual sagrado.

Este pequeño fruto de tu huerto acompaña ahora mi vigilia

y resguarda tu nombre

mientras afuera el mundo cae.


Los comentarios están cerrados.