REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- En México algunos medicamentos para VIH, diabetes y cáncer son hasta tres veces más caros que en otros países de América Latina, señaló Fabiola Torres, directora de Ojo Público, una organización peruana dedicada a la investigación.

De acuerdo con un comparativo de precios, el antirretroviral Reyataz, por ejemplo, tiene un costo de 32 dólares en el País, mientras que en Colombia cuesta 14 dólares y en Perú, 24.

El medicamento para cáncer Glivec cuesta en México 163 dólares, en Perú 44 y en Colombia 69. Por ese tratamiento, un mexicano gastaría 26 mil 269 dólares al año, aproximadamente, lo que equivale a dos sueldos del Presidente Peña Nieto o a tres autos Volkswagen Gol.

En tanto, un mexicano con diabetes que requiere la insulina Lispro gastaría en un año de tratamiento alrededor de 3 mil 789 dólares, es decir, 30 sueldos mínimos. Por el mismo fármaco, un colombiano pagaría mil 989 dólares al año y un peruano 2 mil 942.

Estas cifras forman parte de la investigación The Big Pharma Proyect/ La vida tiene precio, realizada por Ojo Público, en la que analizaron las prácticas que realizan las 13 empresas farmacéuticas más importantes del mundo para mantener por más tiempo las patentes y evitar la entrada de medicamentos genéricos, lo que impide que los costos de los fármacos disminuyan o sean accesibles.

“Ellos están negociando con la vida de las personas y es un tema de derechos humanos”, afirmó.

Al exponer la investigación en conferencia de prensa, Torres dijo que los altos costos de los medicamentos son impuestos por la industria farmacéutica sin que los Gobiernos puedan impedirlo.

Explicó que las farmacéuticas justifican sus precios con el argumento de que invierten demasiado en investigación, pero nunca dan a conocer la cantidad.

“El comportamiento de esta industria también debe ser transparentado”, dijo.

Se estima que cada año mueren alrededor de 700 mil personas en América Latina por no tener acceso a medicamentos, ya que no pueden costear sus altos precios.

Las personas más afectadas por esa situación son quienes viven con enfermedades crónicas, principalmente VIH/Sida, cáncer, diabetes o hepatitis C, enfermedades con los tratamientos más caros.

En tanto, Patricia Campos, directora de AHF, asociación que trabaja por reducir los precios de antirretrovirales, señaló que los altos costos de los fármacos obstaculizan que los Gobiernos compren los tratamientos más efectivos y que las políticas públicas en materia de acceso a medicamentos sean de largo plazo.

Campos demandó al Gobierno mexicano invertir más en fármacos genéricos porque tienen precios accesibles, hasta 10 veces más baratos.


Los comentarios están cerrados.