NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Los ejidatarios de distintas comunidades de Fresnillo están desesperados ante la falta de lluvia, pues la principal actividad es la siembra de temporal y, de no registrarse precipitaciones, corren el riesgo de perder sus apoyos.

Antonio Moreno de León, comisariado ejidal de Francisco I. Madero, aseguró que los más de 400 agricultores que hay en la comunidad dejarían de sembrar en más de 800 hectáreas por esta situación, lo que representa no tener productos para vender y, por ende, carecer de recursos para pagar sus necesidades básicas.

Aseveró que durante esta semana los agricultores recibieron el apoyo del Proagro por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), dinero que ocupan para costear los insumos y remover las tierras para esperar las lluvias y sembrar; sin embargo, de no llover a tiempo, corren el riesgo de que les quiten el apoyo, pues éste se da con la condición de que siembren.

Moreno de León expuso que esperan que las precipitaciones pluviales se presenten en julio a más tardar, pues su última oportunidad de siembra es en los primeros días de agosto, aunque podría perderse la cosecha o sólo servirá como forraje para el ganado.

“La lluvia no llega y eso es preocupante. Aunque en los últimos años los tiempos han sido impredecibles, este año el calor ha sido muy fuerte y hay riesgos de que la sequía se prolongue y luego qué vamos a hacer sin siembra, ni siquiera para que subsistan nuestras familias”, expuso el comisariado.

Por otra parte, Jesús Bautista Valdez, ejidatario de la comunidad, dijo que los agricultores están al borde de la desesperación al pensar que no podrán sembrar a tiempo, pues al pasar los días será más riesgoso que se produzca una cosecha buena y, con ello, sería malbaratar el frijol y maíz que es lo que producen.

Ante esta crisis, el comisariado ejidal expresó su descontento con Sagarpa, pues retira los apoyos a adultos mayores, pese a que con ello dan vida a sus tierras.

Otro de los factores a los que se enfrentan los ejidatarios es al alto costo del combustible para la maquinaria de siembra y más aún si no cuentan con maquinaria propia y deben rentarla.

“No nos quejamos del trabajo, al contrario, de que no podemos sembrar nuestras tierras, tampoco hay trabajos fijos, el gobierno sólo nos da gallinas que comen más que uno y un bulto de cemento que no nos sirve de mucho”, reprochó Moreno de León.


Los comentarios están cerrados.