Deudas insondables no son amores.


Deja un comentario