Complot

Cansados están algunos de los agremiados al sindicato de salud liderado por la también diputada local Norma (ita para las cuatas) Castorena, pues afirman que su obsesión de llegar a la presidencia municipal cada día crece más, a tal grado que desde ahora ya comenzó a condicionarlos.

Cuentan los chismosos que este martes decenas de sindicalizado tuvieron una reunión en la que se pronunciaron en contra de la manera en la que actúa su líder sindical, incluso dicen que ya están viendo la manera de pedir su destitución, aunque sea temporal, mientras Normita hace su luchita en la política.

Obvio, como siempre, no faltó el infiltrado que corrió a llevarle todo el chisme a Normita, quien, dicen, ya empezó a tomar cartas en el asunto, pues tiene muy bien identificados a quienes le tiran grilla, mismos que, por cierto, simpatizan con la izquierda (se les va a armar).

Viaje

Mientras que la actual administración se cae a pedazos, hay funcionarios que se dan la gran vida, pues según ellos ya era justo y necesario un descanso, aunque saben de antemano que lo que se requiere es trabajar para medio enderezar el barco.

Dicen en los pasillos (de la presidencia, ya sabe) que desde la semana pasada el recién nombrado secretario particular, Eduardo (Lalo para los cuates) Álvarez, dejó de asistir a la oficina; hubo algunos inocentes que creyeron que tal vez estaba enfermo, pero nada de eso.

Resulta que Lalo Álvarez, junto a la directora del SMDIF, Juana García, armaron maleta, avisaron que se ausentarían y agarraron un vuelo que los llevó hasta Perú, donde actualmente disfrutan de un descanso, que, según ellos, ya era muy necesario, ¡ay ajá!

Vergüenza

Con la novedad de que además de que el presupuesto del Municipio es insuficiente para cubrir las demandadas, resulta que el ayuntamiento tiene cerradas las puertas en distintas dependencias federales debido a que ex funcionarios no hicieron su trabajo adecuadamente.

Tremenda sorpresa se llevaron el alcalde y el director de Obras Públicas (uno de los pocos que le quedan a la actual administración), Alfonso (Poncho para los cuates) Hernández, cuando fueron a pedir recursos a la Conade y los regresaron como entraron, con las manos vacías, ¡que penaaaa!, y de pasadita les recomendaron solucionar los pendientes que dejaron sus antecesores.

Dentro de las observaciones con las cuales la Conade justificó su negación para darles recursos se encuentra la unidad deportiva de la comunidad Hidalgo de Ojuelos, sí, esa que ejecutó el ex director de Desarrollo Económico Jason Barker, en la que detectaron que no se habían invertido los 8 millones de pesos que se habían destinado.


Los comentarios están cerrados.