REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

GUADALAJARA, Jalisco.- Aún hoy, la crítica contra la TV abierta se centra en la alta oferta de telenovelas en las principales cadenas.

Paradójicamente, el melodrama figura entre los géneros más populares de las plataformas de streaming, que hace seis años resultaban una alternativa a lo que “imponía” Televisa y TV Azteca.

Ejemplos como Ingobernable, Club de Cuervos, La Candidata, La Piloto y Entre Olivos -producciones mexicanas de Netflix, Blim y Clarovideo- establecen un cruce entre géneros, arquetipos y plataformas para ofrecer un híbrido que compita por la atención del espectador nacional, dividido entre los melodramas y las series.

Una historia como La Reina del Sur ha sido considerada la más exitosa por donde se ha transmitido: TV abierta, TV por cable, streaming, en México, Estados Unidos u otros países de habla hispana. Incluso su demanda y popularidad logró que se hiciera una versión anglo (Queen of the South) y propició que Telemundo convenciera a Arturo Pérez-Reverte (autor del libro en el que está basada) para que asesorara una segunda entrega para 2018.

“Con todo y que Ingobernable cuenta con suficiente drama para ser telenovela no deja de ser una serie. Esta reestructuración del melodrama permite hacer cruces y llegar a mucho más público, por ejemplo, esta serie fue vista a nivel internacional más del 50 por ciento de las horas que se registraron tan sólo en México”, apuntó Kari Pérez, directora de comunicación de Netflix a nivel latinoamérica.

La Reina del Sur ha sido de las historias más vistas en Netflix, por algo la compañía buscó hacer alianza con Kate del Castillo para producciones originales; sucedió lo mismo con Gary Alazraki tras el éxito de Nosotros los Nobles, donde figuras y fórmula moldearon Club de Cuervos. Y así con lo que más funciona en cada país.

Actualmente, este proyecto protagonizado por Kate del Castillo está disponible en Blim tras ganarla del catálogo de Netflix.

A un año de que Televisa lanzara Blim como competencia de Netflix, entre sus 10 series originales y 21 mil horas de contenido, destacan con gran flujo las 63 telenovelas que alberga, y proyectos como Yago, El Hotel de los Secretos, Blue Demon, Súper X, Mujeres de Negro, La Esquina del Diablo y hasta Diablo Guardián, cuentan con la fórmula que el grupo liderado por Emilio Azcárraga

Jean domina bien desde los años 50.

Por su parte, Clarovideo, disponible desde 2012, ha experimentado con otros estilos sin gran éxito (El Torito y La Hermandad), por lo que ha optado por promover títulos como Entre Olivos (en coproducción con España), así como su mancuerna con Fox Networks Group Latin America, que a su vez apuesta cada vez más a contenido de esta índole con propuestas como Llámame Bruna,

Sitiados, 2091 y hasta Santa Evita, basada en el libro de Tomás Eloy Martínez.

Género sin fronteras

De los aproximados 100 millones de miembros y más de 250 millones de perfiles que tiene Netflix se ofrecen alrededor de 140 series originales, con todo tipo de propuestas, y trasciende que la primera producción de un país extranjero que se posicionara rápidamente en Estados Unidos fuera un melodrama japonés.
“Por ejemplo, Atelier es la primera producción de Netflix (fuera de EU) que conquistó a Estados Unidos en 2016 y que se filtró en otros países, y nos dimos cuenta de esto luego de lanzar un sistema de algoritmos que ayuda a recomendar títulos de otros países al usuario en todo el mundo”, contó Chris Jaffe, vicepresidente de innovación en Netflix, respecto a la historia de una joven costurera que se abre paso en una reconocida firma de moda japonesa.
Desde su llegada a México en 2011 a la fecha, Netflix se ha consolidado con series originales como Orange Is The New Black, Bloodline y The Crown, cuyos argumentos, a estas alturas, se digieren con aproximación al tinte melodramático en pro del ritmo. Destacando además que el catálogo de dramas coreanos, telenovelas españolas y turcas resultan bastante relevantes en la región occidental. Sin olvidar que títulos como Downton Abbey, Orphan Black y Scandal trascienden las fronteras de Inglaterra, Canadá y EU para consolidarse, gracias al streaming, en todo el mundo.
“Si vemos que un contenido resulta ser una telenovela y la queremos, pues la haremos, no hay limitantes, es relativo; no pensamos en géneros sino en la historia, si será atractiva dentro y fuera del país donde se originan”, señaló Kari Pérez.
“Lo importante es darle lo necesario a la historia para que sea contada, antes el melodrama estaba atado a la calidad y a la cantidad, hoy, donde se encuentran las historias que se quieren contar, se producen”.
Fuera de México y EU, sucede el mismo fenómeno: Las Chicas del Cable y Edha, las primeras series originales de Netflix en España y Argentina, caen en esta misma fórmula. Y en cuanto a Amazon, propuestas como Transparent, Hand of God y Red Oaks, por mencionar algunas, se enmarcan en este fenómeno.
Al igual que cadenas premier como HBO que hace lo suyo con Big Little Lies y Divorce, Starz con Outlander y The White Queen, o Lifetime con sus biopics o cintas melodramáticas tales como Beaches, The Originals, Unbreak My Heart, Anna Nicole, Whitney, The Secret Life of Marilyn Monroe, Britney Ever After, etc.


Los comentarios están cerrados.