REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante el silencio, la expectación cundió por la sala. Al levantarse el telón, en el vacío, un cuadro de bailarines permaneció casi congelado durante varios minutos, meciéndose levemente, en un costado del escenario.

La gente comenzó a removerse en los asientos, a carraspear la garganta, a susurrarle al vecino. Sería el único momento de quietud que la compañía mexicana VSS y los franceses de Von Magnet le brindarían al Palacio de Bellas Artes, antes de que irrumpiera el caos de la vida moderna.

Pieza inaugural de la temporada de danza en el recinto capitalino, Solución Final, una coreografía de Vicente Silva Sanjinés con música de Phil Von, indagó la noche de ayer sábado en la ansiedad y el desamparo que se viven todos los días.

“La obra es una especie de espejo escénico sobre una era de incertidumbre mundial, violencia de género, injusticias sociales y gobiernos delirantes que humillan y saquean a ultranza”, se definió en el programa de mano.

Tras la extrañeza del silencio, vino la angustia. En esta coproducción México-Francia, se evadió la literalidad en la representación y se buscaron escenas, sonidos y atmósferas que retrataran la situación política y social del mundo.

Von, fundador de la compañía Von Magnet, compuso para la pieza una música electrónica, minimalista e industrial, que fue interpretada con la batería y percusiones de Huges Villette en vivo.

Los cinco bailarines de VSS, una compañía señera de la danza contemporánea en el País, se sirvieron de esta banda sonora para reflejar la violencia que sufren los oprimidos del mundo.

En uno de los cuadros, por ejemplo, los bailarines entraron al escenario rodando despacio, estrechamente envueltos en tiras de papel transparente, completamente atrapados y sin posibilidad de extenderse.

En otros, sus movimientos frenéticos dejaron entrever escenas de violencia física y sexual contra las mujeres y confrontaciones a golpes entre los hombres.

La artista multidisciplinaria Sakurako, de Von Magnet, apareció en el escenario rapada, toda pintada de blanco, y realizando movimientos de danza Butoh que reflejaron, también, dolor y desesperación.

Por su parte, Phil Von, incorporó los elementos de “electroflamenco” por los que es conocido y zapateó en el escenario al ritmo de la música electrónica. También, interpretó rezos y lamentos melódicos con la voz.

Con mensajes en español y en inglés, la voz de Von contrapunteó con el sufrimiento y planteó mensajes de resistencia y esperanza como: “Ellos jamás deberían domar la tormenta, el tambor, el niño dentro de mí” y “Cada mañana, acostarse con la vida; cada mañana, defenderla y vivir”.

Con ello, quedó inaugurada una temporada de nueve funciones, que incluirá a Forámen M. Ballet, Quiatora Monorriel y la compañía A Poc A Poc, entre otros. La compañía Barro Rojo Arte Escénico celebrará también sus 35 años sobre el escenario.

A partir del lunes, también se llevará a cabo en la Ciudad de México el Encuentro Nacional de Danza, con múltiples sedes y la fase final y premiación del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga.

En la jornada inaugural de este sábado, con su reflexión potente y abstracta de la vida moderna, quedó pendiendo una pequeña nota de esperanza y resistencia en voz de Phil Von: “Hay más en la vida que sólo vivir y morir”, cantó el intérprete francés.


Los comentarios están cerrados.