De adorno

En un salón de reuniones sociales se ha convertido la oficina de la síndico, Amelia del Rocío (tiene nombre de telenovela) Carrillo, reuniones en las que evidentemente sólo son invitados la crema y nata del palacio municipal.

Cuentan los chismosos que Amelia del Rocío (tiene nombre de telenovela) duró varios días sin presentarse en la oficina, bajo el pretexto de que debía ir a Zacatecas capital (¿a qué?, nadie sabe), pero eso sí, nada más le entran las ganas de fiesta y desde temprana hora organiza a todos en su oficina.

Lo más lamentable de la situación es que a la síndico aún nadie le explica cuáles son sus funciones (o se hace que no sabe), pues ante cualquier cuestionamiento sus respuestas siempre son las mismas, que no sabe del tema o que a ella no le compete…

 

Capacitación

Hasta que por fin a alguien se le prendió el foco y sugirió capacitar a todos los funcionarios del gobierno respecto a cuáles son los deberes y atribuciones del Municipio; lo malo, dicen los enterados, es quién fue el que impartió el taller.

Resulta que se convocó a todos los funcionarios a esta capacitación, pero como siempre, la mayoría mandó a su representante, ¡ah no bueno!, cuanto interés. En el taller se les habló sobre cuál es su papel en la administración municipal, aunque todos salieron igual que como llegaron.

El tan famoso taller fue impartidito por el asesor personal del alcalde, Carlos Limas (itas para los cuates), a buen árbol se arriman. Sí, es él el que aconseja al alcalde de lo que debe o no debe hacer, en pocas palabras, el que lleva las riendas del Municipio.

Cultura

En los últimos días el tema cultural en El Mineral ha dado mucho de que hablar, no sólo porque el titular del instituto, Daniel Guzmán Dolores (de cabeza), se ha mostrado distante e indiferente a la gran mayoría de los artistas locales, si no por su falta de interés en intervenir en temas que ponen en riesgo el patrimonio cultural.

Nos llega a El Templete que hay un grupo de artistas, encabezados por el ex titular de Cultura Leopoldo (Polo para los cuates) Elías Smith, que desde hace varias semanas buscan una reunión con el alcalde para pedir la destitución de Daniel Guzmán Dolores (de cabeza), ¡qué fuerte!

Obvio, cuentan que los han ignorado, ya que hay muchos artistas que todavía no olvidan que Polo, durante los tres años que estuvo en el instituto, sólo benefició a sus amigos, incluso, aún hay recursos que no ha podido comprobar en qué se los gastó, ¡ups!


Los comentarios están cerrados.