EDUARDO VALENCIA
EDUARDO VALENCIA

La sesión legislativa de cierre de periodo, que se dividió en seis, estuvo muy “planchada”. La única discusión e interrogante fue que cuándo regresarían a trabajar… Se galardonó a Aquiles González Navarro con la presea Tomás Torres Mercado, al mérito jurídico.

Hubo que echar a un lado las cobijas de los ya eternos manifestantes porque había que cuidar la imagen. Por fin se abrieron las puertas de acceso a gayola para recibir a los invitados y que la prensa no se estuviese cruzando por el pleno.

Los diputados, más ataviados que de costumbre. ¡Oh!, El Oso Medina dejó el uniforme de izquierdista y llegó ataviado con elegante traje azul. Apareció una isla con café en la parte de arriba y hasta el aseo hicieron.

Y, como en las bodas, citaron a los invitados media hora antes, bueno, en este caso, más parecía bautismo.

El diputado priísta Carlos Peña mostraba una imagen de un pastel con la forma de Peppa Pig, mientras moría de risa, a lo que sus correligionarios Gustavo Uribe, Chema González, Norma Castorena e Isadora Santiváñez, le secundaban.

Entre los invitados destacaron Uriel Márquez Valerio, Norma Julieta del Río, Juan Antonio Barrón, Pedro de León… Sánchez, ¡eh! Y a las meras once que comienza la sesión solemne. En esta ocasión, los suspiros y apapachos legislativos se los llevó Isadora.

No obstante que la medalla al mérito jurídico se denomina Tomás Torres Mercado, no se vio por ahí a Fabiola Torres, quien ni en su calidad de abogada asistió.

Ya muy solemnes todos y que de pronto se cae El chocorrol, empleado de la Legislatura y hermano del panista Osvaldo Contreras; por obvias razones les dicen Los chocorroles.

A las 11:08 horas se dio apertura al tercer periodo extraordinario de sesiones y no tercer periódico como insistió en llamarlo la priísta Guadalupe Román; se clausuró esa sesión a las 11:12 horas. Así se la pasaron hasta llegar a seis sesiones.

En un inter, la que se llevó los reflectores mediáticos fue la ombudswoman Luz Domínguez. Isadora no se malpasaba y ya le daba al yogurt; el Antorcho Tizcareño de acoples, también con su yogurt.

11:24 horas y llegó Jehú Eduí Salas como representante del gobernador; la banda de guerra entraba al pleno, mientas la morenista Guadalupe Adabache se tomaba una selfie, al tiempo que el petista Samuel Reveles repartía nueces.

A las 11:30 horas entró Aquiles González al recinto. Ya sabrán, el lucido de Peña brincando obstáculos para llegar a su curul. Ahora sí que, por debajo de la mesa, discretamente, Isadora checaba su WhatsApp.

Bueno, no importa el tipo de sesión, pero el celular no lo sueltan, como la diputada por Morena, Mónica Borrego.

Raro a su costumbre, el panista Arturo López tuvo que aguantar toda la sesión, ya que presidió la mesa directiva, así es que le tocó decir: “el ganador es… Aquiles González” y, pues, el murmullo se soltó.

Si no es el Oscar, decían unos; no ganó en nado sincronizado, decían otros. Claro, pudo decir el galardonado; es reconocido… bueno, no sería fácil que el panista entendiera semántica.

12:12 horas, Aquiles González recibió la presea. Minutos después, los diputados volvieron a su realidad: lecturas sin escuchar, oradores predicando en el desierto, como cuando la panista Lorena Oropeza marcaba la iniciativa de Justicia Administrativa y Peña platicaba con la también priísta Lyndiana Bugarín.

También desatendían Uribe, la Verde, Guadalupe Flores y el panista Alberto Sandoval, quien aprovechando el viaje fue abrazando a Flores, a lo que ella volteó hacia el perredista Santiago Domínguez y le hizo la seña de: míralo, ¡eh! Domínguez hizo el ademán de: “onde me llevas” y el panista se le cuadró y se fue a su curul.

Los diputados comenzaron a planchar dictámenes, todo pasó por unanimidad: ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas; ley de Justicia Administrativa; autorización al gobierno para la compra-venta de un edificio y un predio a favor de una filial de Soriana.

Arturo López, quien no podía evitar los bostezos, sobre todo cuando habló Peña, pidió que se registrara la asistencia de la morenista, Isaura Cruz, quien en tono de pocos amigos soltó: “ya le dije presente, diputado”. Risas legislativas y no precisamente grabadas.

Se clausuró a la 14:01 horas y al momento que Arturo López dijo: “se abre…”, “nooo, se cierra”, gritaron desde el pleno, a lo que el panista dijo: “primero se abre y luego se cierra…”.

 

 


Los comentarios están cerrados.