GRACIELA VÁZQUEZ SANDOVAL (*)
GRACIELA VÁZQUEZ SANDOVAL (*)

Dicen que me llamo Lupita, antes tenía mi casa, dos gatos y muchas plantas, pero ahora no sé porque estoy aquí, sólo me trajeron y ahora dicen que ésta es mi casa”; éstas podrían ser las palabras de varios adultos mayores ingresados en instituciones de asistencia pública, los cuales por diversos motivos son atendidos en instancias que son sufragadas por donativos o apoyos gubernamentales.

En México existen 10.4% de adultos mayores, es decir, personas de más de 60 años y a nivel estatal constituyen el 11.1%; cabe señalar que el proceso de envejecimiento se caracteriza por un incremento paulatino en la proporción de adultos mayores y una disminución en la participación relativa de la población de niños y jóvenes.

Referente a los adultos mayores residentes en Zacatecas en ocasiones no cuentan con ingresos propios, debido a que ya no perciben salarios o en algunos casos se encuentran viviendo solos con carencias económicas y sobre todo afectivas; se han detectado casos donde los adultos mayores padecen alguna alteración neurológica, lo cual les impide llevar a cabo sus actividades diarias y, al no contar con algún familiar o cuidador, son trasladados a una institución.

En el estado existen aproximadamente 34.6% de adultos mayores ingresados en asilos, aun y cuando en estos lugares se les brinda asistencia y terapia ocupacional, en raras ocasiones surge el enigma de qué es lo que siente el adulto mayor que ha dejado toda la vida que conocía, su espacio, su contexto cultural, incluso, su espacio personal que pasa a ser comunal y donde pocas veces se goza de privacidad. Algunos adultos mayores reciben visita familiar, consideremos que sólo es de máximo una hora y ¿las otras 143 horas semanales a qué las dedica?

Se ha dado énfasis en los derechos de los niños y muchas veces se minimiza el incremento de adultos mayores, lo cual debería ser tema principal de interés, por los gastos que requieren las múltiples patologías que presentan; el maltrato a personas adultas mayores y otras formas de violencia doméstica se han convertido en cuestiones vinculadas con la salud pública y la justicia penal.

En el estado aproximadamente 5,000 adultos mayores confesaron sufrir algún tipo de violencia, 87% amenazas; además reportaron insultos, acusaciones, amenazas de castigo e intimidación, como el decirles que los encerrarán en un asilo o los echarán a la calle, así como robo de sus bienes económicos, hasta acosos y abusos sexuales que no son denunciados.

En lo referente a maltrato físico, refirieron golpes, bofetadas, puñetazos, patadas y empujones, 35.6% agresiones por los hijos, 24.8% de su pareja y 11.3% de sus nietos. Aunado a lo anterior debe considerarse una política de protección al adulto mayor a nivel físico psicológico e incluso sexual. Actualmente por medio de la reforma a la ley (Código Penal Federal, en el capítulo VII, articulo 335, se prevé de un mes a 4 años de prisión al que abandone a un niño, a una persona enferma o a un adulto mayor), por ende, se obliga a los familiares a que se preste cuidado al adulto mayor, ¿por qué obligar a una persona a que actué correctamente con su padre, madre, abuelo, tío, hermano?

Imagine querido lector que tiene más de 60 años habitando un espacio que reconoce como suyo, y de manera intempestiva es arrancado furtivamente de él y le sitúan en un lugar desconocido donde todo, incluso, las caras de las personas que lo rodean son extrañas; esta situación es común cuando se abandona al adulto mayor en alguna institución.

Recordemos el famoso refrán “como te ves me vi y como me veo te verás”, puede ser aplicado a todos nosotros, por lo que es importante sensibilizar al conjunto de la población, particularmente a adolescentes y jóvenes sobre temas de igualdad y no discriminación, en todos los centros educativos y en medios de comunicación masiva; mejorando las habilidades sociales como la empatía se podrían disminuir las situaciones de abandono estableciendo lazos afectivos familiares, ya que la familia es la primera instancia de apoyo y sostén de los adultos mayores.

 

Referencias:

Conapo. Programa Nacional de Población 2008 – 2012.

Inegi. Censo de población y vivienda 2010

SINAIS/SINAVE/DGE/SALUD/Perfil epidemiológico del adulto mayor en México 2010.

 

*Invitada por el Consejo Estatal de Bioética

 

 


Nuestros lectores comentan

  1. JOSE ESCOBEDO DOMINGUEZ

    DECÍA MI ABUELA: ” LLÁMATE POBRE, PERO NO SOLO CUANDO ESTÉS VIEJO”. ESTE ES EL MÁS SABIO PENSAMIENTO. CUÁNTO DOLOR, CON UNA VEJEZ EN LA SOLEDAD. AFORTUNADAMENTE MI ABUELITA UCA SE HIZO VIEJITA Y MURIÓ RODEADA DE SUS HIJAS Y NIETOS LLENA DE CARIÑO. DIOS LA TENGA EN EL CIELO