Emilio
Emilio

Frecuentemente leo a Gerardo del Río. El 10 de junio publicó: “Desde la luz de tus ojos/ se origina el cosmos/ en tu cadencia nace el silencio/ música que antecede/ al big bang amatorio”.

Él es poeta; asiduo de Facebook; comentarista en presentación de libros y un discreto dibujante que de vez en vez deja mirar su trabajo con harto oficio. Hasta donde sé, porque no lo conozco en persona, es uno de los editores del periódico mensual El Pregonero, publicación del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas.

En el último libro de Gabriela Omayra López, Alquimia púrpura (Texere, 2017), Gerardo del Río escribió el prólogo. Me parece un magnífico texto de presentación y muy válido por sí. Esto es resultado de un oficio configurado con un trabajo que ha hecho, al menos así lo he leído, con la paciencia y entrega personal.

En el ensayo-prólogo, Del Río define los conceptos poesía, poética, alquimia; hace una descripción y argumentación densas sobre el quehacer de la escritora Omayra López. Expresa Del Río: “adentrarse en los senderos de la poesía implica despojarse de ataduras, liberarse de las prisas que nos impone lo cotidiano, es necesario estar dispuesto a la seducción, al pecaminoso ejercicio del voyer, ser capaces de atisbar en el ojo de la cerradura…”.

 

Algo más

Con la inauguración de la exposición Pasión por lo cotidiano, de Pedro Valtierra, en el Museo Zacatecano, y hoy las de Realidad expansiva, de Knut Pani, y Fragmentos, de Vanesa García y Vicente Rojo, ambos en el Museo Manuel Felguérez, está completa la apuesta visual de la gestión cultural gubernamental. Las otras apuestas son la colectiva Génesis en el Museo de Guadalupe; Manifiesto subyacente, de Javier Díaz Rivapalacio, en el Goitia; y Sergio Garval en el Antiguo Templo de San Agustín. Diferentes y distantes las propuestas de los expositores colaborarán para establecer un estado del arte y la permanente formación de los públicos.

 

Para leer en verano

La generosidad de las universidades públicas permite ojear gratuitamente sus revistas y varios de sus libros en versión de PDF. Un ejemplo es la Universidad Veracruzana, en su página principal de Internet está el acceso E-book, donde existe un centenar de libros de todo tipo de conocimiento. Son de libre acceso en http://ebooks.uv.mx/


Deja un comentario