MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM
MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. Anualmente, la organización vitícola Camino Real, Sociedad de Producción Rural produce 4 mil toneladas de uva de al menos 32 variedades en mil 500 hectáreas de esta región.

Del total de la producción, 60 por ciento es comercializada con empresas nacionales e internacionales para la elaboración de jugos, mientras que 30 por ciento es para vinos de mesa y el resto se vende a distintos centros de abastos de todo el país.

En cerca de 10 comunidades de El Mineral se produce la vid desde hace 39 años.

Ignacio Rojas Murillo, integrante de esta sociedad, explicó que Camino Real nació en 1978, con sólo seis productores, los más grandes o con mayor volumen de tierras, pero poco a poco los vitivinicultores han mejorado cada uno de sus productos.

La producción se ha vendido por más de 12 años a la empresa Valle Redondo, que se encuentra en la ciudad de Aguascalientes, y donde nunca se ha tenido ningún problema.

A la Casa Madero se le entregan entre 300 y 400 toneladas, la cual se ubica en la ciudad de Querétaro, pero es usada sólo para vino de mesa.

Entre 10 y 20 por ciento de la producción se comercializa en los mercados nacionales, entre ellos los ubicados en Tepic, Guadalajara, Monterrey, Torreón, Hidalgo y Veracruz.

Rojas Murillo recordó que Fresnillo tuvo, en una época, más de 2 mil hectáreas de este producto, pero por algunos problemas sólo se quedaron los productores con 180 hectáreas en desarrollo, y en la actualidad se tienen mil 500 hectáreas.

El empresario recordó que desde julio se dará una buena comercialización para la uva zacatecana, debido a que no hay ninguna competencia.

Las uvas de mesa que se producen en la ciudad de Hermosillo ya salieron al mercado a la Ciudad de México desde mayo, por lo que ya no es una competencia para los productores fresnillenses.

Explicó que hace un año la uva tuvo un precio de 4 pesos, pero ahora esperan que la paguen entre 6 y 8 pesos, debido a que cada año la producción es mejor, por la atención que se le brinda al árbol de la vid.

La única preocupación que se tiene en este mercado es que los chilenos y argentinos surten a los empresarios de México con sus vinos, debido a que no se da abasto con la producción de vid, no sólo en el estado, sino a nivel nacional.

Frente a ello, los 18 productores fresnillenses de uva emprendieron la construcción de una planta vinícola, que se espera terminar en menos de dos años, con el propósito de vender sus propios vinos.

Rojas Murillo expuso que los programas de gobierno llegan, pero ellos necesitan, por lo menos, una inversión de entre 15 y 20 millones de pesos para terminar la planta y abastecer al mercado mexicano.

Recordó que este es un proyecto muy ambicioso, y dijo que “si ya nos esperamos más de 40 años, porque no continuar soñando otro año más”.


Deja un comentario