NORMA BERNAL/NTRZACATECAS.COM
NORMA BERNAL/NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- Al menos 80 por ciento de las instituciones educativas en Fresnillo no cuenta con infraestructura para ser incluyentes.

Lo anterior, a pesar de que desde 2009 se implementó la plataforma integral para promover la inclusión educativa en Zacatecas, según datos de la Organización de las Nacionales Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (Unesco); además, son pocas las escuelas que atienden a niños con alguna discapacidad, que requieren atención especial, indígenas o con aptitudes sobresalientes.

Lino Santacruz Concha, supervisor de la zona escolar 03 de la Escuela de Educación Especial, reconoció que falta mucho para que Fresnillo sea una sociedad incluyente, pues se requieren políticas públicas, acciones, prácticas y, en especial, actitud incluyente.

A nivel nacional se ha implementado el programa de inclusión, lo cual no sólo significa dar atención a personas con discapacidad, sino dar respuesta a migrantes, campesinos, de escasos recursos, indígenas y con aptitudes sobresalientes.

Aunque no todas las instituciones cuentan con un área especial de educación especial, la zona 03 atiende 36 escuelas de las más de 300 que hay en la región y 40 más de la zona 10, es decir, sólo se da atención especial en 76 escuelas.

“Existe una gran demanda en el tema de inclusión, pues aunque hay escuelas que se han preocupado por este tema, hay muchas otras que no, les falta determinación. Los maestros ya saben qué es la inclusión y se trata de ofrecer acciones a todo tipo de alumnos para que su educación sea plena y lo más regular posible; no es de educación especial la respuesta de la inclusión, es un apoyo”, enfatizó Santacruz Concha.

Consideró que las autoridades educativas deben responder a los niños y jóvenes que demandan ser incluidos, pues existen leyes que regulan este tema, pero hay pocas acciones concretas, pues falta mucha conciencia social, es decir, pocas se preocupan y ocupan de los casos especiales que tienen.

Mencionó que la inclusión debe ser un derecho institucional en la práctica, en las acciones y en las actitudes.

Aunque dijo que cada escuela busca alternativas, ya que realizan gestiones para la construcción de rampas, pero otras no se interesan por este tema.

“Al hablar de inclusión se refiere a que todos respondan a los cientos de niños que demandan ser tomados en cuenta”, puntualizó.


Los comentarios están cerrados.