ALEXA MONTIEL / NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM
ALEXA MONTIEL / NORMA BERNAL | NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. En las colonias de Fresnillo se encuentran pequeños parques de recreación que cuentan con algunos juegos y áreas verdes; sin embargo, éstos se encuentran en pésimas condiciones y olvidados por las autoridades municipales.

Juegos rotos, columpios reparados por los mismos vecinos y otros quebrados, plantas secas, tiraderos de basura, escombro, áreas verdes sin deshierbar, paredes rayadas, enmallado destruido al igual que las bancas, son sólo algunos de los desperfectos de estos espacios.

Pese a que el gobierno municipal se ha comprometido en un sinfín de ocasiones en recuperar este tipo de espacios, a la fecha no ha sido así, por lo que la mayoría se encuentra en total abandono, lo que da una mala imagen a Fresnillo y se generan conflictos mayores, pues estas áreas son las preferidas de jóvenes que se reúnen a consumir algún tipo de droga.

Son los parques de las colonias Plan de Ayala, Plutarco Elías Calles, Emiliano Zapata, Industrial, Sector Lagunilla, Las Haciendas, Barrio Alto y Las Américas, los que están en peor estado, pues se han convertido en tiraderos de basura.

Adriana Pérez, representante de los habitantes de la colonia Barrio Alto, expuso que ha acudido a la presidencia municipal en varias ocasiones para pedir le den mantenimiento a estas áreas; sin embargo, las autoridades han hecho caso omiso. Comentó que son espacios que los niños usaban, pero al ser vandalizados ya no pudieron hacerlo.

Martín Reyes, habitante de la colonia Emiliano Zapata, refirió que durante las vacaciones los pequeños de las colonias quieren acudir a estos lugares a divertirse un rato, pero “se junta puro delincuente y vago, por lo que estos lugares no son seguros para nuestros hijos, ya que las autoridades no les dan mantenimientos y este tipo de personas se adueñan de los espacios”.

En tanto, Jorge López Martínez, vecino del fraccionamiento Las Haciendas, explicó que es imposible que los niños y jóvenes, en estas vacaciones, puedan disfrutar del pequeño parque que hay en el lugar, pues temen que entre las hierbas de más de un metro de altura salga algún animal ponzoñoso, por lo que prefieren no asistir.

A causa de lo anterior, los niños se tienen que conformar con jugar entre la basura, cerca de malos olores o, de plano, no asistir a estas áreas que se supone son de recreación para ellos.

 
  

 


Los comentarios están cerrados.