FRANZELY REYNA / KAREN CALDERÓN | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA / KAREN CALDERÓN | NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Cubiertas de moho, humedad, grietas, escombros y abandonadas, se encuentran 180 casas de la capital del estado y las razones por las que están en esas condiciones son, principalmente, climatológicas, además de la falta de mantenimiento de sus propietarios.

El director de la Unidad Municipal Protección Civil (PC) y Bomberos, Moisés Cortes Solís, dio a conocer que no sólo 180 inmuebles de la capital se encuentran en riesgo por la acumulación de agua, sino que 64 de ellas están en riesgo de derrumbe y dos de ellas fueron declaradas como no habitables por el latente peligro que representan.

Además, el problema se expande también a comunidades de la capital, con 200 casas en esta situación, lo que aumenta el peligro a 380 casas.

En un recorrido que realizó NTR Medios de Comunicación se corroboró que en el primer cuadro de la ciudad se encontraron, al menos, 20 casas en estado de deterioro, principalmente en la Calle del Ángel, Callejón de Lancaster; también existen casas afectadas en las colonias Lázaro Cárdenas, La Minera y Alma Obrera, dañada por las lluvias que se presentaron en las últimas semanas, así como en plazuelas de la capital.

En el caso de los edificios de la zona habitacional afectada en la Lázaro Cárdenas, el director de PC informó que éstos pueden tener fallas estructurales, pues pasa una falla geológica que, aunado a las afectaciones por el clima, también dañará las viviendas.

Por su parte, Cortes Solís dio cuenta que en la Plazuela del Vivac, en el Centro Histórico, se presentó un derrumbe, por lo que se ordenó la realización de un estudio para verificar si fue por mismas condiciones climatológicas.

Al consultar al personal del ayuntamiento, la directora de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Lucía Michel Sandoval, aseguró que en la zona donde se presenta mayor número de problemas es “atrás de Catedral; en esta área se han implementado diversos programas de limpieza, desalojo de escombro, para que ayude a que la humedad baje de las viviendas”.

Sin embargo, aun cuando el ayuntamiento emprende medidas para evitar algún colapso, los dueños de los inmuebles no buscan financiamiento dentro de un programa de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) o a Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), por la zona habitacional en la que se encuentran.

Por esta razón, Lorena Oropeza Muñoz, legisladora panista, presentó el pasado 15 de agosto un punto de acuerdo en el que se exhorta al director de la Dirección Estatal de Protección Civil, Juan Antonio Caldera Alanis, así como a la alcaldesa Judit Guerrero López a dar atención inmediata a las viviendas en malas condiciones, para evitar alguna catástrofe.

La legisladora propuso que se hiciera uso del recurso necesario para promover “la participación y colaboración en acciones y obras orientadas a la protección de la población vulnerable ante la ocurrencia de un desastre, identificando de manera oportuna los riesgos o vulnerabilidades que afecten a la población, mediante acciones y obras preventivas y emergentes, generado los mecanismos financieros necesarios para poder materializar los objetivos planteados”.

Muchas de las circunstancias que se presentan en las viviendas son por su condición histórica, así como del suelo en el que se encuentran cimentadas, por lo que no se puede garantizar la seguridad ni de las familias que habitan algunas de las casas, ni de las personas que transitan cerca de éstas.

La panista recalcó que, por parte de la presidencia municipal, se tienen que buscar los recursos materiales y económicos que se necesiten para comenzar con la rehabilitación de los inmuebles.

El punto de acuerdo fue aprobado como de obvia y pronta resolución, apoyado y aprobado por los integrantes de la Comisión Permanente de la LXII (62) Legislatura.

El ayuntamiento, por su parte, aún no comienza los trabajos pedidos por el Poder Legislativo; sin embargo, a falta de los recursos necesarios para abatir la problemática generada por lluvias, se espera que con el apoyo de recurso federal pueda darse la atención oportuna de los inmuebles.

Atlas de riesgo
Moisés Cortés Solís explicó que existe un mayor riesgo en las comunidades Calerilla, El Visitador, Chilitas y El Fuerte, ya que en éste último corre el cauce de la presa de la localidad; por ende, existe un monitoreo constante todo el año.

Sin embargo, en temporada de lluvia se monitorea el cuerpo de agua dos veces a la semana, para prevenir alguna afectación a los hogares alrededor de esta presa. “Al quitar el riesgo de la presa, quitamos el riesgo para todas las viviendas”, subrayó el director.

En la capital, refirió, las zonas de mayor riesgo se encuentran en las colonias irregulares, principalmente las ubicadas detrás del fraccionamiento Colinas del Padre, en todas sus secciones, entre las que se suman 40 hogares víctimas de algún deslave.

Detalló que al ser colonias irregulares, al momento de la construcción de las viviendas no se verificó el Atlas de Riesgo de Zacatecas, razón por la que no hubo las precauciones necesarias; sin embargo, recalcó que se encuentran en vigilancia constante por las condiciones de suelo sobre el que están construidas.


Los comentarios están cerrados.