REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

GUADALAJARA. Con Imperfecto Extraño, su sexto disco de estudio, la banda fresnillense Enjambre apostó por nuevas experiencias musicales.

Concepto que quedó bien afianzado desde el proceso del material de larga duración, las letras y temáticas de las canciones, hasta la musicalización de las mismas.

“Es más meloso, más melancólico, y es el primero que se escucha más futurista, aunque utilizamos sintetizadores de estilo setentero y logramos que las voces sonaran también un poco a esa década. Es como un material muy vintage pero con tintes modernos”, expresó Luis Humberto Navejas, vocalista de la banda zacatecana.

“El nombre del disco tiene un doble significado, le viene muy bien como sinónimo al ser humano y el tema de la humanidad es recurrente en varios de nuestros temas, eso marca mucho la diferencia entre éste y los otros discos”.

El músico agregó que para afinar las composiciones de las 12 melodías que se incluyen en el disco, los integrantes de la banda estuvieron “recluidos” en una finca en Estipac, Jalisco, poblado que pertenece al municipio de Villa Corona.

“Fue muy padre estar fuera de la civilización por decirlo así. Ahí nos concentramos para componer y trabajar en otros detalles del material”, enfatizó.

Navejas recordó que con el material El Segundo Es Felino (2008) fue con el que la agrupación encontró su sonido característico que resulta de una mezcla entre el rock clásico y el romanticismo.

“Desde entonces quisimos caracterizarnos por darle a las canciones una combinación similar. Eso es ya parte de la identidad de la banda, aunque cada disco tenga cosas diferentes”.

Enjambre volverá a la Ciudad este viernes para ofrecer un concierto en el Teatro Diana, donde compartirá escenario con Chetes, quien este año se encuentra celebrando 20 años de trayectoria artística.

 


Los comentarios están cerrados.