SERGIO SARMIENTO
SERGIO SARMIENTO

“Ni modo, hacer elecciones es caro”

Lorenzo Córdova

¿Cuánto nos costará el sistema electoral en 2018? El gasto se esconde en un laberinto de rubros, pero podemos sumar los que conocemos. El primer renglón son los partidos. El Instituto Nacional Electoral les entregará 6,788.9 millones de pesos. A esto hay que añadir lo que le den las OPLEs, los organismos electorales locales. El senador del PAN, Roberto Gil, ha declarado que con estos recursos estatales el total para los partidos subirá a 12 mil millones. Luis Carlos Ugalde de Integralia Consultores estima el total en cuando menos 13 mil millones. Es difícil calcularlo porque en cada entidad el monto es diferente. Luego está el INE. La institución está pidiendo 18,226.4 millones de pesos, el monto más alto de la historia. Los legisladores y el ejecutivo han aprobado las reglas que han llevado el gasto a estos niveles ya que para 2018 el INE tendrá atribuciones nuevas, producto de una pésima reforma electoral en 2014. Otro renglón son las OPLEs. Estos organismos hacen todo lo que no hace el INE en elecciones locales. Cada uno tiene un presupuesto distinto, que depende más de su capacidad para extraer dinero de los gobiernos y legislaturas locales que de sus funciones. El Instituto Electoral del Distrito Federal consiguió un presupuesto de 1,196 millones de pesos para 2017, a pesar de que no hubo elecciones en la capital (Excelsior 2.01.17). El Instituto Belisario Domínguez del Senado ha señalado que el costo promedio de las elecciones locales en 2016 fue de “151.23 pesos por voto potencial” (Boletín 1482 del Senado, 9.4.16). Con los 90 millones de electores en el padrón de 2018, estaríamos hablando de unos 13,610 millones de pesos. Otro rubro son los tribunales. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación está ejerciendo en este 2017, un año sin elecciones federales, un presupuesto de 3,125.3 millones de pesos (El Economista 21.9.16). Hay que sumar los tribunales estatales. Nada más el del Distrito Federal tuvo 251 millones de pesos en 2017 (Excelsior 2.1.17). Nadie publica las cifras sumadas de los 32, pero podemos suponer un gasto total de unos 4 mil millones de pesos, si el promedio es la mitad del capitalino (125 millones). Uno de los costos ocultos es el tiempo de radio y televisión. Nos dicen que es gratis, pero en la vida nada lo es. Integralia calculó el costo de los spots de 2015, sólo para el Distrito Federal y el Estado de México, en 5,200 millones de pesos (Luis Carlos Ugalde, El Financiero, 24.3.15). A nivel nacional, y con precios actualizados, estamos hablando de más de 20 mil millones de pesos para 2018. Si sumamos el dinero de los partidos, el INE, las OPLEs, los tribunales y los spots estaríamos hablando de un costo total de unos 65,750 millones de pesos. Sin embargo, los partidos pueden también recibir aportaciones privadas por hasta 49 por ciento de las aportaciones públicas. Esto podría equivaler a unos 6 mil millones de pesos. No hay forma de calcular, por otra parte, el dinero que los gobiernos dan a partidos y candidatos por debajo del agua. Lorenzo Córdova, presidente del INE, ha negado que “la democracia mexicana (sea) la más cara del mundo. Todavía estamos muy lejos de lo que son las democracias caras, como la de Estados Unidos” (El Universal). Pero hay una enorme diferencia. En Estados Unidos, los simpatizantes sufragan voluntariamente los gastos de campaña; en México, los contribuyentes son obligados a subsidiarlos. El costo de organización, por otra parte, es mucho mayor en México.

 

Subsidio eléctrico

En 2018 el subsidio a la electricidad, que genera desperdicios y debilita la inversión productiva en energía, alcanzará los 50 mil millones de pesos, 16 por ciento más que en 2017 y 66 por ciento más que en 2018. Es una estrategia populista y destructiva.


Los comentarios están cerrados.