Golpes

No cabe duda que lo único que trae la feria son puras tragedias para muchos servidores públicos, pues si no se queman por andar en estado inconveniente (borrachos), lo hacen por protagonizar peleas, sí, así como lo lee, al mero estilo callejero se agarran a golpes.

Resulta que, en un famoso antro de la feria, al titular de Turismo, un tal Omar Berumen, le salió lo triple A y sin decir agua va se agarró a golpes con varios jovencitos, ¿queeé?

Cuentan los chismosos que todo el pleito comenzó en la pista de baile, en donde comúnmente la gente, al sacar sus mejores pasos, suele chocar con otros que están haciendo lo mismo, pero parece que al tal Omar Berumen no le gusta mucho y al primero que le rozó su cuerpecito (es sarcasmo), se lo surtió.

 

Turismo

Dicen en los pasillos (de la presidencia, ya sabe) que toda una riña campal se registró en el lugar, a tal grado que el titular de Turismo, un tal Omar Berumen, entre el forcejeo se llevó entre las patas (como dicen en el pueblo) a dos mujeres que hasta el suelo fueron a dar.

Lo peor de la situación no fue el incidente, sino el hecho de que siendo él el titular de Turismo se supone debería ser la cara amigable de la administración para atraer a los visitantes y no parte del problema de la violencia que, ha decir del mismo Omar Berumen, es lo que ha ahuyentado al turismo en Fresnillo.

Obvio eso no le preocupa al titular de Turismo, pues, aunque el incidente llegó hasta los oídos de su jefe directo, el titular de Desarrollo Económico, Javier (Javo para los radioescuchas) Torres, ni siquiera un llamado de atención verbal le mereció, ¡que raro!

 

Influyente

Todo un arguende se generó este jueves en la Delegación de Tránsito y todo porque la ex regidora Adriana Vázquez quiso interceder por uno de sus amigos para que, sin hacer fila ni trámites tediosos, le entregaran su licencia de manejo, (la influyente, le dicen).

Cuentan los chismosos que en primer término el amigo de Adriana Vázquez llegó a la ventanilla diciendo que iba por parte de la ex regidora, pero lo ignoraron y lo mandaron al final de la fila, pero al no estar conforme decidió llamarla y en menos de cinco minutos llegó.

Aun cuando quiso hacerse la importante, resulta que al igual que su amigo la mandaron por un tubo, lo que provocó su furia y casi casi quería que el mismo director de la corporación intercediera por ella, lo cual no consiguió, pues como cualquier mortal se tuvo que formar.


Los comentarios están cerrados.