DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.– Para el obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, la delincuencia organizada está tocando a familias que nada tienen que ver con la disputa entre territorios.

“Es muy lamentable, estuve leyendo algunas declaraciones, que van a poner medidas más estrictas, pero todavía no es suficiente, la seguridad es cuestión de todos”, sentenció.

A pesar de considerar una tragedia la violencia que es provocada por grupos antagónicos, el prelado reflexionó la situación como un aliciente para despertar y tomar parte de las soluciones.

“No es suficiente la queja o la indignación, hay que dar el siguiente paso: el hacernos responsables de buscar estrategias adecuadas”, subrayó.

En el caso de estas estrategias, declaró: “nadie se va a exponer así nada más, sabemos que la forma de trabajar de los grupos delictivos es el miedo para que no salgas, ni digas, ni hagas. Estoy seguro que con la participación de la gente es que se puede aminorar la violencia, eso sí está en nuestras manos”.

Al abordar el tema de los menores que cometen delitos de alto impacto y salen con facilidad de la prisión preventiva, Noriega Barceló sostuvo “es lamentable que así estén nuestras leyes y el Estado de Derecho”.

Explicó que un menor de edad tiene los beneficios de una ley que no aplica para estas personas, dado que no es mayor.

“Volvemos a lo mismo cada vez que suceden estas cuestiones, ya que tenemos que revisar las legislaciones, porque está hecha en otro tiempo. Hoy sabemos que los jovencitos despiertan más rápido y son sujetos de la responsabilidad”, consideró.

Refirió que si ahora los muchachos aprenden a manejar armas u otras cosas relacionadas con el crimen, se tiene que ver la mejor manera de que las leyes se vayan adecuando. “Las familias tienen que ver en esto. Nadie nace delincuente, sino que se hace, y es por muchos factores”.

Especificó que todo radica en la familia, pero hay otros factores que influyen y están en la calle. “Hay maestros en la calle, ésos son los maestros para el mal, pero influye más la familia, enormemente. Pero más allá de eso, el ambiente de impunidad, de pérdida de valores y el ambiente que dice: da lo mismo el bien que el mal”.

Noriega Barceló expresó que las familias y las escuelas son parte de esto y consideró necesario abrir los ojos, puesto que si los jóvenes están en el mundo de las drogas “fuertes” tendrán un final trágico.

“La mayor parte de la violencia y delincuencia tiene que ver con las drogas. Por ahí tenemos que atacar. Me parece que tenemos que hallar una buena solución. Como tiene que haber leyes para las edades, también tiene que haber leyes para el comercio de la droga. Si se comercia o no, si se produce o no. Pero son temas emergentes que debemos estudiar con cuidado, más allá de las coyunturas que estamos viviendo”, resaltó.


Nuestros lectores comentan

  1. LA CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO, ES UN TRATADO INTERNACIONAL QUE DEFINE AL NIÑO COMO PERSONA MENOR DE 18 AÑOS, CONSTITUYENDO LEY INTERNACIONAL DE OBSERVANCIA OBLIGATORIA PARA LOS ESTADOS PARTE, DENTRO DE ELLOS MÉXICO. EN CONSECUENCIA EL TEMA ESPECÍFICO DE LOS MENORES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL DEBE ABORDARSE, EN PRINCIPIO, ATENDIENDO LAS REGLAS MÍNIMAS DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA A MENORES. EN EL CONTEXTO NORMATIVO INTERNACIONAL, EL ESTADO MEXICANO DEBE ABRIR LA DISCUSIÓN SOBRE LA RESPONSABILIDAD DELICTIVA DE LOS MENORES UTILIZADOS O INVOLUCRADOS EN LA COMISIÓN DE DELITOS GRAVES Y LEGISLAR DE MANERA HOMOGÉNEA SOBRE LA IMPUTABILIDAD A LOS MISMOS.

  2. Considero que el Obispo debe dedicarse a los asuntos y temas de la iglesia, que son bastantes y que requieren de toda su atención.