REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- La segunda ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) se topó con una resistencia inesperada: la de Canadá, reporta el WSJ.

En la ronda celebrada en la Ciudad de México, fue Ottawa quien dio mayores dolores de cabeza a Estados Unidos, según fuentes citadas por el diario.

En concreto, Canadá adoptó una feroz defensa de nuevas disposiciones laborales y medioambientales que quiere incorporar al tratado y a las que Washington se opone.

El país también está en conversaciones paralelas con Estados Unidos sobre la madera blanca, y está dispuesto a defender hasta lo último su sistema de apoyo a los productores de leche locales, criticado por Estados Unidos.

La posición dura de Canadá se considera en parte como una estrategia defensiva para marcar algunas victorias en caso de que necesite aceptar las duras solicitudes hechas por la Administración Trump, incluyendo la eliminación de un sistema de resolución de disputas que permite a un país miembro del TLC desafiar las tarifas de otro.

“Sólo estamos defendiendo nuestros intereses”, dijo el negociador en jefe de Canadá, Steve Verheul, en las conversaciones del domingo.

Pero el enfoque del país puede resultar difícil para Estados Unidos y México, que buscan concluir las conversaciones en diciembre o enero, antes de las temporadas electorales en sus países, que podrían agravar las conversaciones comerciales entre los tres países.

Además de Canadá, México también envía un duro mensaje político: no aceptará propuestas de comercio de Estados Unidos ni una política gubernamental que perjudique los intereses del país.

“Lo he dicho y lo reiteraré: no aceptaremos nada que afecte nuestra dignidad como país”, dijo Enrique Peña Nieto el sábado en un discurso a varios kilómetros del elegante hotel que acoge las conversaciones del TLC.

El Secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, indicó la semana pasada que se saldrá de las negociaciones si Trump inicia el proceso de salida del TLC.

Funcionarios mexicanos también han dicho en privado que no discutirán propuestas que incluyan aranceles o cuotas, así como cualquier cosa que restrinja el comercio más allá de las reglas que ambos países ya enfrentan en la Organización Mundial del Comercio.


Los comentarios están cerrados.