ARMANDO FUENTES "CATÓN"
ARMANDO FUENTES "CATÓN"

Doña Jodoncia iba por un ameno prado con su hija. Sintió de pronto una urgencia menor –la que se llama “hacer del uno”– y eso la hizo detenerse y buscar el ocultamiento natural de unos arbustos a fin de pagar sin ser vista el obligado censo a la naturaleza. Estaba liquidándolo cuando acertaron a pasar por ahí dos caminantes que formaban parte del Club de Excursionistas “These vagabond shoes”, del cual la urgida señora también era socia numeraria. Apresuradamente su hija procedió a taparle las abundosas posaderas con una pashmina que llevaba. “¡No me tapes ahí! –demandó con perentorio acento doña Jodoncia–. ¡Tápame la cara! ¡Las nalgas son todas iguales!”. (Su exclamación me hizo recordar un verso de Jardiel Poncela: “El crepúsculo es siempre igual, ¡pero los hay tan diferentes!”). Un empleado de don Algón le dijo: “Señor: ¿podría darme permiso de faltar mañana? Mi señora tuvo un parto muy difícil”. “Óigame –se atufó el ejecutivo–; eso mismo me dijo usted hace menos de un mes. También me pidió permiso de faltar porque su esposa había tenido un parto muy difícil”. Explicó tímidamente el empleado: “Es que es partera”. Doña Macalota llegó a su casa y encontró a su consorte, don Chinguetas, cantando alegremente bajo la regadera. Eso no habría tenido nada de particular de no ser porque con él estaba una atractiva rubia, también cantando y duchándose también. Antes de que la señora pudiera manifestar su desaprobación le dijo don Chingueta: “Si entiendes algo de música sabrás que es muy difícil cantar sin acompañamiento”… El gran atleta iba cruzando a nado el Canal de la Mancha. Lo seguía en una lancha Babalucas, su mánager. Dijo de pronto el nadador: “Me siento muy cansado”. Le aconsejó Babalucas: “Échate agua en la cara”. ¿Cómo esperar que se resuelva la crisis en la Cámara de Diputados si el país entero se halla en crisis junto con el gobierno, los partidos, la economía, la justicia, la moral, el matrimonio, la familia, la sociedad, el teatro, el ensayo científico, la poesía romántica, la producción de alcauciles, la investigación lingüística, el cultivo de la alcachofa, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera. (Nota de la redacción: Nuestro estimado colaborador añade otros 2,785 etcéteras que por falta de espacio nos vemos en la penosa necesidad de suprimir). Hubo una competencia de fuerza varonil. Se trataba de ver quién clavaba más hondo una alcayata en un riel usando como única herramienta su masculinidad. El representante japonés, un gigantesco luchador de sumo –deporte con nombre de albur–, logró hundir la alcayata dos pulgadas. El atleta de Estados Unidos, un forzudo jugador de futbol americano, la clavó hasta la mitad. Se presentó en seguida Pancho el Mexicano, representante de nuestra nación. Todos rieron al verlo: era un hombrecito escuálido, macilento, cuculmeque, amojamado, caquéctico, depauperado, famélico, raquítico, hético y escuchimizado. Para asombro de la multitud presente el mexicano clavó hasta el fondo la alcayata con sólo tres golpes contundentes de su atributo varonil. El público se puso en pie y le tributó una ovación interminable mientras el mexicano daba la vuelta olímpica alrededor del riel ondeando en alto una camiseta rota y percudida con un letrero que decía: “¡Viva México, cabrones!”. La gente no dejaba de aplaudir; gritaba vítores en todos los idiomas. Emocionado por aquellas muestras de entusiasmo Pancho se sentó sobre la alcayata que había clavado en el riel y anunció: “Señoras y señores: para corresponder a los aplausos del bondadoso público ahora la voy a sacar”… FIN.

MIRADOR
Vaya rujiada la que cayó en Saltillo, mi ciudad, este pasado lunes.

Has de saber –yo no lo sabía– que “rujiada” es un golpe fuerte de lluvia; lo que llamamos una tromba o un turbión. Se abatió sin  más advertencia que  la de una leve llovizna que caía con franciscana mansedumbre. De pronto la hermana agua se volvió hermanastra, y en un dos por tres hizo de las calles undosos ríos. En cuatro horas nos llovió lo que no nos había llovido en cuatro años.

Pero nuestros ancestros españoles e indios fueron sabios. Fincaron la ciudad en una pendiente suave que desciende del lomerío al valle. Por ahí bajó el caudal, obediente a la ley de la gravedad y a las demás leyes de la naturaleza. Al día siguiente la ciudad amaneció limpia y fresca, como muchacha recién bañada dispuesta al amor. Mi ciudad siempre está dispuesta al amor.

Los hombres somos descontentadizos. Maldecimos si no llueve y decimos mal si llueve mucho. Hagamos al mal tiempo buena cara, y al buen tiempo con mayor razón. Y demos gracias a nuestros abuelos, que nos hicieron casa que no tiembla, ni se la lleva el viento, ni se inunda.

¡Hasta mañana!…

 

MANGANITAS
“. Corea del Norte y Estados Unidos se amenazan.”.

Suplico a quienes me lean

ir buscando algún refugio.

Ése es útil subterfugio

cuando dos locos pelean.


Los comentarios están cerrados.