DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM
DANTE GODOY/NTRZACATECAS.COM

Guadalupe.- En el preescolar Xochiquetzal de la colonia El Carmen, en Guadalupe, fueron suspendidas las clases debido a que un socavón de siete metros se abrió derivado de las lluvias registradas en la zona metropolitana.

La directora del jardín de niños, María de Lourdes Ortiz Gómez, mencionó que las autoridades educativas y de Protección Civil acudieron luego del desgajamiento que ponía en riesgo a los pequeños.

“Es muy peligroso porque los niños no pueden estar en estas condiciones, es por ello que gestionamos irnos al Usaer (Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular), de educación especial, que está a unos metros, para evitar una tragedia”, comentó.

Dijo que espera tener una buena respuesta por parte de las autoridades de la Secretaría de Educación en Zacatecas (Seduzac), Protección Civil y de la Secretaría de Infraestructura (Sinfra) para que los infantes vuelvan a su centro escolar.

Escuelas en riesgo

La titular de la Secretaría de Educación en Zacatecas (Seduzac), Gema Mercado Sánchez, dio como posicionamiento oficial que no se suspenderán clases en la demarcación. “Pero sí queremos que en algunas escuelas hagan una evaluación propia. Cada quien tiene una ponderación para saber si es adecuado o no tener clases”, subrayó.

Dio como ejemplo tres casos de escuelas en comunidades donde se suspendieron clases a principios de la semana, con la valoración de que sea puntual y no se generalice para que las demás escuelas suspendan actividades.

“Hay que acostumbrarnos a vivir así. Sabemos que son dificultades diferenciadas, por eso cada familia necesita evaluar si manda o no a sus hijos. Tendremos la responsabilidad institucional de estar abriendo”, recalcó Mercado Sánchez.

Contextualizó que los responsables de las regiones educativas deben tener una tolerancia en el ingreso de los alumnos y deben perdonar las inasistencias.

Tomó como ejemplo el caso del kínder Xochiquetzal, en la colonia El Carmen, de Guadalupe, donde se abrió un socavón.

“Tuvimos que mover a los alumnos al Usaer. Estamos intentando atender a los alumnos de manera individual para no hacer una cancelación porque eso nos mete en mayores problemas”, refirió.

Urgió a tener una pronta respuesta al problema del socavón, dado que no recibir a los niños en el kínder “se convierte en una cadena de dificultades sociales muy grandes” y los padres de familia tienen la necesidad de trabajar y no pueden atender en casa a sus hijos, reflexionó.


Los comentarios están cerrados.