REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- El cantautor Gabino Palomares (Guanajuato, 1950) se definió como un juglar, un “corridista de la Revolución” que hace canciones con valor de uso, no de cambio.

Su oficio es el de letrista de la realidad, afirmó durante la presentación de Cien canciones de amor y patria, libro comentado la noche del jueves por los escritores Elena Poniatowska y Paco Ignacio Taibo II, y por el etnólogo Jacinto Chacha, en Museo Nacional de Culturas el Populares.

“Gabino es una voz, pero es muchas voces”, destacó Chacha, titular de la Dirección de Culturas Populares y Urbanas de la Secretaría de Cultura.

En la voz y la palabra de Palomares, explicó, están contenidos los pensamientos de una población no escuchada.

Poniatowska retomó las palabras del autor de La maldición de Malinche y uno de los fundadores del llamado Canto Nuevo durante una entrevista reciente. En ella, Palomares se reconoció como un espejo que refleja a la gente que necesita expresarse, sobre todo mediante sus canciones de protesta.

Taibo II evocó los encuentros entrañables de ambos en mítines, debates, conciertos y ferias de libro, así como la abundancia de las canciones de Palomares, que conjugan el contenido social, la cotidianidad y el amor.

“Es la medida justa: no podemos asociarnos al pensamiento dogmático de la vieja izquierda, cuando, si no citabas a (Carlos) Marx tres veces en el primer párrafo, no te dejaban entrar.

“El cambio de la vida pasa por registros variables: pasa por la reflexión sobre (que) luchar es vivir, pero también que amar es vivir y por la reflexión cruzada: no se puede luchar si no amas”.


Los comentarios están cerrados.