EMILIO
EMILIO

Verde, la exposición colectiva de pintura, está en los salones Bóveda 1 y 2 de la Ciudadela del Arte. Los expositores son integrantes del Taller de Artes Plásticas de la Universidad de Zacatecas; además del maestro Catarino del Hoyo, participan Ragari Galván, Lupita Elías, Ale Yeroc, Jair Trejo, Kenia Ayala, Ulises Saucedo, Daniel Pérez, Martha Flores, Claudia Flores, Nattus Braver, Renata González, David Castro y Daniela Durán.

La guía de presentación de la exposición colectiva es sencilla: “El verde es el misterioso color de la vida, menos atrevido que el rojo o el amarillo, pero con una gran carga de autoconservación. Causa, junto al rojo, una danza fértil, un vaivén febril; es el color del movimiento perpetuo, de los poemas en forma de caracol, versos de fractal, cuentos de Fibonacci. Contiene en su esencia la estructura de la belleza universal; es, el verde, el gran generador, el procreador íclico [¿?], el helicoidal y límbico beso de piel interior”.

Como espectador, considero que la exposición da cuenta de la paciente labor de ayudar a crear, crear desde el diletante aprendiz y la permanente construcción de un discurso pictórico personal y tutorado por un maestro, para el caso Catarino del Hoyo.

El tono verde une las obras expuestas. En cada cuadro no está deliberado o es pretexto; al contrario, es un elemento básico en la composición –así lo muestran Gallito y El Beso, ambos de Del Hoyo–.

Por cierto, si llegase a comprar obra de Verde, sería de Daniel Pérez: Tres lunas y Un mundo pequeño.

Algo más

Este domingo, el maestro Antonio Manzo publicó el resultado de “preselección de creadores escénicos” del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes 2017. El motivo de la publicación es que el adolescente Elías Manzo Hernández está en la lista de instrumentistas en formación.

No hay duda, en Zacatecas existe un pianista muy joven y talentoso.


Deja un comentario