GENARO LOZANO
GENARO LOZANO

Muchos argumentan que la política exterior o que el mundo pocas veces inciden en una elección presidencial, que ésta se gana con propuestas para los temas que dominan la agenda nacional. Sin embargo, nuestra elección presidencial del 2018 sí tendrá un marcado interés por los sucesos en el mundo y particularmente por lo que ocurre en Estados Unidos.

Tal vez por ello varios precandidatos han hecho giras internacionales, concentrándose principalmente en EU. Margarita Zavala y Ricardo Anaya, del PAN, han ido a encuentros con universidades y think tanks estadounidenses. Tal vez por ello, el líder de Morena ha viajado a Chile, Ecuador, el Reino Unido y España, así como visitado varias ciudades de EU desde el año pasado. Como nunca antes, López Obrador parece interesado en el mundo.

El interés internacional de Andrés Manuel no es gratuito y su objetivo tal vez sea triple. Por un lado, mandar el mensaje a los inversionistas y mercados globales de que él es un moderado, que no cerrará las puertas del país a las inversiones extranjeras y que las cuidará, en caso de ganar la Presidencia. Un segundo objetivo puede ser el presentarse como un demócrata, como un hombre abierto al mundo y en nada parecido a Hugo Chávez o a Nicolás Maduro. Han sido tantas las comparaciones en México con los venezolanos, que el líder de Morena ha tenido que salir al mundo a demostrar que su propuesta y su visión es diferente. Un tercer objetivo de las giras internacionales en EU puede ser el cortejar a los votantes mexicanos en EU y manifestarles que no están solos ante la embestida de la Presidencia de Trump.

Si esos son los objetivos de sus salidas, AMLO ha fallado parcialmente.

En el diálogo que sostuvo en el Woodrow Wilson Center, AMLO se mostró moderado, reconociendo a EU como el principal socio comercial de México, prometiendo respetar contratos firmados de prestadores de servicios durante el actual gobierno y el anterior y reconociendo al comercio como un motor del desarrollo. Sin embargo, y a pregunta expresa de Duncan Wood, López Obrador negó los efectos de la reforma energética en nuevas inversiones en el país. Dado que no era un debate, Wood prefirió no ofrecer una réplica con datos duros. Al final, la impresión que AMLO dio fue la de ignorar evidencias y dejar en suspenso el futuro de la reforma. Por ello, el objetivo de ofrecer confianza a inversionistas queda como incierto.

Respecto al segundo objetivo, López Obrador ha evitado reflejarse en el espejo venezolano por años, argumentando que hay un “guerra sucia” que busca generar miedo. Sin embargo, el líder de Morena desaprovechó la oportunidad para marcar distancia de Maduro y mostrarse como lo que pretende, como un líder alejado de la pulsión autoritaria del venezolano. AMLO instó al diálogo y a la solución pacífica del conflicto, pero evadió hablar sobre la responsabilidad de México como un actor global y por ello, sus rivales continuarán sembrando dudas en torno a su cercanía con el proyecto y las formas de Maduro. En este punto AMLO sigue fallando.

Finalmente, el acercamiento de AMLO con las comunidades mexicanas en EU es el punto en el que mejor le ha ido en sus giras. Sin embargo, en su afán por mostrarse moderado, López Obrador no dijo qué haría puntualmente para negociar con alguien como Trump. Su propuesta de que los consulados defiendan a los connacionales fue pura retórica, porque tal ha sido siempre la función de nuestra profesional red consular. Por ello, AMLO se quedó en generalidades y se vio tibio ante Trump.

Urge saber quién asesora a López Obrador en temas globales y a quién escucha pues en el 2018 el mundo importará como nunca antes en nuestra elección presidencial y necesitamos a alguien que entienda los retos globales de México. Hasta el momento nadie ha demostrado esa capacidad, ni siquiera AMLO.

 

*@genarolozano


Nuestros lectores comentan

  1. Ofelia Tirado Martínez

    QUE EXTRAÑO, TODOS EN LA PRENSA SE HAN VUELTO “AMLOLOGOS”. GANAN DINERO, BIEN O MALHABIDO, SEGÚN A QUIÉN SIRVAN…SIEMPRE A COSTA DE ANDRÉS MANUEL ¿TEMEN? ¿ESPERAN? LOS LECTORES OCASIONALES DE ESTAS COLUMMNAS VIVIMOS EN EL ASOMBRO. EL “AIRE” ESTÁ LLENO DE BARBARIDADES. MUCHOS COMO YO, YA NO ESCUCHAMOS, YA NO HACEMOS CASO DE TANTA “SABIDURÍA” VERTIDA. PARA BIEN O PARA MAL, LAS COSAS TIENEN QUE CAMBIAR. NO HAY DE OTRA. EL ESTABLISHMENT ES MIERDA PURA. DESEO FERVIENTEMENTE QUE TODOS AQUELLOS QUE GASTAN TANTOS RECURSOS, ENCUENTREN ALGO DE DIGNIDAD Y AL LLEGAR A SUS CASAS, PUEDAN VER CON LA FRENTE EN ALTO A SUS FAMILIAS…LO DUDO

    Responder

Deja un comentario