REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el primer minuto en el que Jennifer Lopez se postra en el escenario, lo entrega todo.

Así lo trata de hacer cada noche de su residencia en Las Vegas, All I Have, que se presenta actualmente en The Axis, del Planet Hollywood.

Es la “Capital del Entretenimiento”, “La Ciudad del Pecado” y si de algo peca la cantante es de dar un show en el que nunca baja la guardia.

Ella canta, baila, mueve sus caderas y se acerca a los asistentes, como sucedió la noche del miércoles.

Eran aproximadamente las 21:20 horas, tiempo local. Una bailarina salió al escenario del recinto, que tiene una pasarela que forma J.Lo, y de fondo se escuchó la voz de la cantante.

“Esto es lo que siempre soñé”, expresó en la grabación.

Es el preámbulo para que instantes después descendiera de una escalera, mientras cantaba “If You Had My Love”.

Derrochaba sensualidad. Los vestuarios pegados que utilizaba, que van desde vestidos, bodies y jumsuits, estaban casi todos repletos de transparencias y brillantes.

Y junto a su grupo de bailarines, 8 hombres y seis mujeres, contoneaba el cuerpo por todo el escenario al ritmo de canciones como “Love Don’t Cost a Thing” y “Get Right”.

A la chica del Bronx no le faltó “Jenny From the Block”, para el que presentó una escenografía que recuerda al barrio de Nueva York.

La también actriz hizo un recorrido por sus éxitos entre los que estuvo “Booty”, en el que por supuesto lució esa retaguardia que tan popular se ha vuelto con los años.

Si ya había dado muestra de su potencial para bailar, de su ritmo y de su sensualidad, cuando entonó “Feel the Light”, de la película animada Home, donde sin ayuda de coristas enseñó su voz.

“(Cuando eres madre) De pronto lo único que quieres hacer es una película animada, lo haces hasta gratis”, dijo al público antes de dedicar el cover “I Hope You Dance” a sus hijos Emme y Maximilan.

Su energía no cayó en ningún momento de las casi dos horas que duró el show, el cual presentará por lo menos hasta octubre.

Con “Quimbara” y “Get Loud” le puso el sabor latino a la noche, que envolvió con una escenografía de tambores y plumas.

Para el final reservó “Dance Again” y “On the Floor”, mientras una lluvia de papeles color metálico, pirotecnia y serpentina acompañaban su despedida.


Los comentarios están cerrados.