MARLENE LUNA / ntrzacatecas.com
MARLENE LUNA / ntrzacatecas.com

 

Sin médicos ni medicinas operan 171 casas y centros de salud en Fresnillo, las infraestructuras se encuentran en pésimas condiciones y que decir de la atención que se brinda a los habitantes de distintas comunidades.

Víctor Hugo Domínguez Hernández, coordinador de Prospera y Brigadas Médicas de la Jurisdicción Sanitaria 3 de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), reconoció que no hay médicos de planta en estos espacios porque es indicación a nivel estatal.

En el municipio existen 18 brigadas que están conformadas por un médico, una enfermera y una promotora de salud, quienes atienden las 171 casas; para ello, planean anualmente su recorrido y acuden a diario a una casa de salud.

El médico tiene que atender a los pacientes, mientras que la enfermera que lo acompaña toma presión, peso y realiza el archivo clínico de cada paciente y las promotoras ofrecen pláticas y talleres a los habitantes de cada comunidad.

En cada localidad se capacita a una o dos auxiliares para que sepan qué medicamento tienen que otorgar a las personas enfermas.

Enfatizó que sólo se atienden cuadros básicos, como diarreas o gripes, por lo que una urgencia se tiene que trasladar de inmediato a la persona a la cabecera municipal.

Cuando una persona se encuentre grave, los mismos familiares lo trasladan en unidades automotrices, por lo que se han suscitado casos en los que mueren por el camino que deben recorrer.

El coordinador jurisdiccional afirmó que otro de los problemas que tienen las casas de salud es que no tienen el suficiente medicamento, sino que son las encargadas quienes tienen que solicitarlo mediante una requisición y esperan que sea autorizado, pero sólo distribuyen 18 medicamentos.

Domínguez Hernández afirmó que las casas de salud necesitan más infraestructura, debido al aumento de pacientes, por lo que se tiene contemplado remodelar algunos espacios, pero hasta el momento se ignora cuáles.

Un ejemplo de la desatención se da en la comunidad Rancho Grande, en la que la molestia de los habitantes es evidente al no contar con médicos ni medicamento necesario.

En esa casa de salud se les brinda atención a los habitantes de Bañuelos, Baluarte, Seis de Enero, San Ignacio, San Gabriel, Altamira, Santa Cecilia y Rancho Capullo, entre otras localidades.

Mientras que en San José de Lourdes, la casa de salud es muy pequeña y los pacientes tienen que esperar por varias horas para ser atendidos, pues el médico sale a brindar sus servicios a otras comunidades.

A ese espacio también acuden habitantes de las localidades San Ignacio, San Gabriel, San Antonio, Emancipación, Seis de Enero, Montemariana y algunos ranchos cercanos.

En la comunidad Río Florido se tuvieron hasta cinco médicos, debido a la atención que se les brindaba a los jornaleros, pero en la actualidad sólo hay uno y es imposible que atienda a toda la población.

En el caso del centro de salud de la Colonia Miguel Hidalgo de Ojuelos se suscitó un conflicto y desde hace más de 20 días está cerrada, pues el médico pasante cumplió su estancia y la pasante que llegó desertó porque la amenazaron, mientras que a la enfermera le dañaron los neumáticos de su vehículo, por lo que cerraron las puertas del espacio hasta nuevo aviso, pese a que hay más de 3 mil habitantes en esta localidad.

Asimismo, los centros de salud de Plateros y la Estación San José también tienen problemas por la falta de médicos de planta y medicamentos.

Algunas personas que acuden a recibir atención deben pagar 50 pesos, porque no tienen Seguro Popular; este cobro fue determinado por el comité y el delegado de la comunidad, a fin de pagar la luz, agua y a la persona que realiza el aseo del inmueble.


Los comentarios están cerrados.