El horno de Fresnillo no está para bollos y los dueños de las minas no lo entienden.


Los comentarios están cerrados.