FERNANDO QUIJAS
FERNANDO QUIJAS

Se me aplastó el corazón cuando vi a mis amados Raiders de Oakland perder contra los Pieles Rojas de Washington el pasado domingo, pero más me dolió ver un video en Twitter en el que se ve cómo mi equipo le hace un desaire a su capitán, Derek Carr.

Muchos especulan que dicho desaire fue porque Carr no participó en la protesta que realizó la NFL en contra del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien exigió que a los dueños de los equipos despedir a los jugadores “hijos de puta” que osaran renegar ante el racismo hincándose en un momento tan solemne como es la interpretación del Himno Nacional, gesto que inició el ex quarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, el año pasado y que en esta temporada lo tiene desempleado.

Obviamente la protesta no es cualquier capricho, ya que tiene un significado poderoso, al ser una manifestación en contra de la violencia que sufre la comunidad afroamericana por parte de las corporaciones policiales del país vecino del norte.

Tan importante es esta protesta que también figuras importantes de la música, como Eddie Vedder, de Pearl Jam, Roger Waters, la súper banda Prophets of Rage y hasta Stevie Wonder, han decidido unirse y apoyar a la causa.

Esta clase de movimientos sociales en contra de las malas actitudes de un mal líder, que en vez de unificar, pareciera que buscara la separación de sus ciudadanos, realmente pueden llegar a ser hasta conmovedoras, tanto que el mundo espera que haya un resultado tangible y favorable para todos, incluso para mis Raiders.

 


Los comentarios están cerrados.