LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM
LETICIA MONTAÑEZ | NTRZACATECAS.COM

SOMBRERTE: Un total de 6 millones de pesos como adeudo, tomas clandestinas y multifamiliares, falta de recursos para materiales y bombas para reposición, costo elevado del recibo de luz, fugas de agua y redes alternas, entre otras, son las principales causas por las que no funciona adecuadamente el sistema de agua potable en el municipio de Sombrerete, expuso Bertha Gómez Delgado, encargada del departamento.

“En efecto, son 6 millones de pesos por usuarios que tienen años sin pagar el servicio de agua potable; así mismo, un millón de pesos por corte. Otros poseen una sola toma para tres o más familias, tomas clandestinas en el trayecto de la tubería de donde extraen el líquido para regar árboles y echarla a los animales”.

Además, otros ciudadanos no tienen medidores a pesar de que se les ha exhortado que lo adquieran y lo instalen, pero la respuesta ha sido nula.

“En los siete pozos que se tiene en Proaño las bombas tienen una antigüedad de entre 7 y 14 años y los cables requemados; los altibajos de luz eléctrica los dañan con facilidad porque no tienen ningún protector”

Por otro lado, comentó que la red de agua potable es obsoleta, con una antigüedad de más de 40 años. Cuatro administraciones pasadas, con recursos de los gobiernos federal, estatal y municipal implementaron el programa Plan Maestro con el fin de abastecer a los sitios donde no llegaba el agua, como El Artesón, la Cueva de los Santos Niños y otros puntos de la cabecera municipal.

Cuando se efectuó dicho esquema se instaló nuevo tubería pero no se quitó la línea vieja, de tal manera que al abrir las válvulas el agua se va por ambas líneas y disminuye la presión, por lo que sigue sin llegar el vital líquido a las partes altas.

Por las viejas instalaciones se da un importante número de fugas, y aunque se sustituye la tubería, no se concluye el arreglo porque a lo largo de los años se han tapado con sarro y arena. También se requiere un sistema de purificación de metales.

Recalcó Gómez Delgado que en la línea de 14 pulgadas las fugas se deben a los trabajos que realizan los agricultores con sus tractores, ya que la tubería no tiene cama y los repuestos no son fáciles de conseguir.

Dijo que las lluvias torrenciales registradas en la comunidad San Martín arrojaron un considerable aumento en el nivel del arroyo y la corriente se llevó un tramo de la tubería.

“En las últimas semanas se paralizaron cuatro pozos; en dos se restituyeron las fallas de inmediato, pero en los otros dos todavía no se ha resuelto la situación debido a que un equipo de bomba con tubos y cables se fueron al fondo del pozo de 300; el equipo será repuesto por un nuevo equipo.

De la administración pasada se tiene conocimiento que se adquirieron siete bombas nuevas, de las cuales no se sabe el paradero; a este respecto se lleva a cabo una investigación”.

En sesión de cabildo, agregó la funcionaria, se acordó garantizar el suministro de agua potable sin fallas por un lapso de tres meses e inmediatamente después aplicar la nueva ley de regulación del servicio de agua potable; se pretende dar a conocer las normas, enviar oficios a la ciudadanía, aumentar en la cuota, cobrar a deudores y multar a quienes no se pongan al corriente, entre otras acciones.

Por último, dio a conocer que se destinaran 3 millones de pesos a un fondo de reserva para habilitar los dos pozos más cercanos a la cabecera municipal, con equipamiento y proceso de purificación para el consumo humano, y solventar la falta de agua en los sitios más altos geográficamente. También se tiene prevista la adquisición de dos bombas nuevas para repuesto y material de trabajo.


Los comentarios están cerrados.