Luz en la calle…
Y bueno, mientras el alcalde José Haro (Pepe para los cuates), sigue de gira artística (ojalá y este viaje se traduzca en beneficios para Fresnillo) acá, en la tierra del Santo Niño de Atocha se ¡cuecen habas por todos lados! como la lamentable realidad de los pepenadores de El Mineral que, en la búsqueda del sustento para sus familias, día a día arriesgan sus vidas al exponerse, sin protección, a este foco de infección, y la autoridad brilla por su ausencia. Este es un claro ejemplo de cómo se puede ser “candil de la calle y obscuridad en la casa”. Mientras se cruzan fronteras para hablar bien de Fresnillo, en la casa existen grupos vulnerables que urgen atención.

 

El tiempo
Si hay algo que no perdona es el tiempo, y este sigue corriendo mientras las empresas afectadas por la minera PLC, al quitarles los contratos importantes y dárselos a empresas foráneas siguen “bailando con la más fea”, pues esto ha llevado a más de tres a la quiebra, mientras que el gobernador, Alejandro Tello (Ale para su esposa), dijo que apoyará a ambas partes. El asunto es que no se ve para cuándo y bajo qué formato. Ojalá y no se trate sólo de declaraciones vanas, porque las cosas en El Mineral, pintan para peor.

 

Para pasear
Dicen las lenguas viperinas que como si no fuera suficiente el gris desempeño de la síndico municipal, Amelia del Rocío Carrillo Flores, ahora resulta que también utiliza el vehículo oficial para “pasear” a su “pequeña” casi quinceañera, de un lado para otro. Como si lo que hubiese en el ayuntamiento fueran “hartos recursos” para aventar hacia arriba. Y mientras esto sucede algunos trabajadores andan viendo cómo juntar chatarra para vender y obtener “unos pesitos” porque del gasto corriente nomás no hay. Tal vez la palabra austeridad es desconocida para la síndico o ¿habrá otra explicación para sus actos?


Los comentarios están cerrados.