Una cosa es que el centro te respalde y otra, muy distinta, que te supla.


Deja un comentario