REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Para que México alcance un verdadero desarrollo económico, es indispensable combatir la impunidad y la corrupción, señaló el Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

En entrevista con REFORMA, indicó que una de las mayores demandas sociales es garantizar el Estado de derecho, pieza fundamental para que el País logre un mejor desempeño económico.

“Hace 25 años hubo una demanda social de que había que acabar con la inflación porque era un impuesto lacerante. Ahora, el reclamo de la sociedad es sobre derecho, Estado de derecho, certidumbre jurídica y no corrupción.

“Ése es el tema que nos falta llevar a cabo para cerrar el círculo y realmente tener un desempeño económico mucho mejor. Es indiscutible que estos tres temas que acabo de mencionar siguen incidiendo sobre el crecimiento y desarrollo del País”, afirmó Carstens.

Información del Instituto Mexicano para la Competitividad señala que el costo económico de la corrupción en México representó 9 por ciento del PIB en 2015.

El Gobernador del Banxico afirmó que el mejor escenario para México sería mantener el Tratado de Libre Comercio (TLC) pero que resulta difícil pronosticar si se concretará.

Sin embargo, indicó que México ya ganó con el acuerdo comercial.

“¿Qué es lo que yo pienso? Desde mi punto de vista, lo que nos deja el TLC: nos dio la confianza de poder competir en el mundo.

“México era un país muy reticente a la competencia. México era un país que su empresariado buscaba la protección del Gobierno, donde se ponía mucho peso en el actuar del Gobierno, de tal manera que llegó un punto en que esa presión nos dobló”, dijo.

“Ahora”, agregó, “tenemos un empresariado mucho más pujante, tenemos una economía mucho más completa, con mejores costos de producción. Si seguimos con las reformas estructurales, eso va a mejorar”.

En cuanto a la actual contingencia generada por los sismos, Carstens reiteró que el Gobierno federal cuenta con los recursos necesarios para hacer frente a los daños y que el reto será la distribución correcta de esta ayuda hacia los damnificados.

“El problema no va a ser la disponibilidad de recursos. El tema, yo creo que es un tema muy importante: es cómo se va a ejecutar eso y cómo se va a llevar la ayuda oportuna a la sociedad”, explicó.

Así, a dos meses de dejar el Banco de México para dirigir el Banco de Pagos Internacionales, con sede en Suiza, Carstens asegura que su mayor legado es haber fortalecido al Banxico como institución, aunque, afirmó, le habría gustado que la fotografía final fuera distinta en términos de inflación.

“Nos ha tocado un mar picado”, dijo.

 


Los comentarios están cerrados.