DANTE GODOY / ntrzacatecas.com
DANTE GODOY / ntrzacatecas.com

 

Con un foro de disertación sobre la situación actual del estudio de las humanidades, la Unidad Académica de Letras de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) celebró 30 años, a la par de la Facultad de Humanidades.

Durante la presentación, Veremundo Carrillo Trujillo, miembro fundador de Humanidades, poeta, ex clérigo y catedrático, compartió en su tertulia las anécdotas y andares sobre cómo se logró consolidar el proyecto educativo.

Entre los involucrados estuvieron Elí de Gortari, filósofo de la ciencia e historiador, quien plasmó el interés de crear la facultad y se impartieran las humanidades como ciencia básica para los oriundos de Zacatecas.

Destacó con profundo respeto la labor de Benjamín Morquecho Guerrero, José María Palos, Patricia Pensado Leglise y Jesús María Navarro Bañuelos; destacó que el camino fue complicado, pero el 20 de noviembre de 1986 se inauguró la Escuela de Humanidades.

Contó una anécdota cotidiana y repetitiva en sus años como docente: “¿para qué vamos como estudiantes a Zacatecas si los jóvenes que triunfan son los recomendados? Por eso optaron por estudiar en otras universidades, en otras entidades, donde no los conocieran, y ahora ahí andan repartidos estos intelectuales zacatecanos, brillantes todos”.

Lauro Arteaga Muro, promotor de ese proyecto, resaltó que la ciencia no se reduce a un compuesto material ni una sustancia aparte de los demás seres o la complejidad más acusada del cerebro.

Auguró un mundo donde la palabra no esté apresada, ya que tiene el poder de demostrar realidades y es el partir de lo cotidiano, plasmado en lo abstracto con reflexión, para avanzar hacia la comprensión de lo complejo.

El secretario general de la UAZ, Rubén de Jesús Ibarra Reyes, entregó un reconocimiento por la tarea de haber creado, desde su pensamiento, el ágora donde se estudia la ciencia de las humanidades.


Deja un comentario