Tomás Mojarro
Tomás Mojarro

Con el sismo y en el sismo del 19 de septiembre salió a flote toda esa basura que ya le conocíamos al sistema de oligarcas políticos y políticos oligarcas que integran el Sistema de poder

Las lecciones del sismo, mis valedores. En este lado la sociedad civil se engrandeció hasta mostrar que es capaz de alcanzar las alturas de la epopeya a la hora de los propósitos humanitarios, del esfuerzo compartido, de la unión, la generosidad, la piedad, el amor al caído en desgracia. Sin histrionismos, sin fingimientos, sin lágrimas de glicerina. Con acciones del más elevado humanitarismo, sin más.

Fue la del martes antepasado una sociedad civil que después de la etapa del salvamento de víctimas, de cuerpos y de mascotas, abrió de par en par la escarcela y entregó su aportación de agua y víveres, material de construcción y recursos económicos para surtir los múltiples centros de acopio que esta misma sociedad creó por todas las zonas sacudidas por los sismos para dar valimiento a esta ciudad o a las demás zonas siniestradas del territorio. Todo esto, repito, sin protagonismos y de forma anónima, sin esperar nada que no venga de la propia conciencia. Ha sido una sociedad civil lo suficientemente vigorosa y audaz que con sólo que se avoque al ejercicio de pensar y tenga una vanguardia que aporte el pensamiento científico podrá iniciar el proceso de darse un gobierno que mande obedeciendo, un gobierno aliado que venga a suplir este sistema de gobierno reseco, erosionado, corrupto hasta la médula de los huesos, este gobierno que es no únicamente distinto y distante de la sociedad civil, sino contrario y de intereses opuestos a los de todos nosotros. ¿O entre ellos se advierte algún estadista, un aliado, un émulo de don Lázaro? Los burócratas cupulares son todos mediocres, ayunos de carisma todos, pero todos ávidos y rapaces. Todos. ¿O de esa cúpula burocrática advierten ustedes a alguno que no se haya enriquecido hasta la náusea con los dineros que aportamos todos? ¿Alguno de esos se enriqueció tan sólo con su salario mensual? ¿Qué opinan ustedes?

Y así fue. Con el sismo y en el sismo del 19 de septiembre salió a flote toda esa basura que ya le conocíamos al sistema de oligarcas políticos y políticos oligarcas que integran el Sistema de poder. Brotó entonces toda la suciedad de una burocracia cupular hondamente corrupta que al son del medro personal, familiar y de grupo, manosea todas las instituciones del Estado y del Poder, como esa Televisa que primero y en función del nivel de audiencia, que los pochos nombran rating, reiteró más allá de lo tolerable, de lo razonable en materia periodística, para luego lanzar esa trampa en la que habrán caído los crédulos: “Gracias por tu apoyo”, agradeció a sus adictos. ¿Tu apoyo, mi valedor, lo destinaste a Televisa? ¿Arriesgaste tu tiempo, tu integridad y tu vida para cumplirle a Televisa? Acudiste al auxilio de tus hermanos en desgracia porque así lo ordenó Televisa? ¿Fue de Televisa la maniobra del rescate? Cómo, si el esfuerzo de los rescatistas no fue ni siquiera por indicación de Peña, de los legisladores o de esos administradores de la impunidad selectiva a los que les pagamos por impartir una justica inexistente. “Gracias por tu apoyo”. ¿Así que los beneméritos de la sociedad civil entregaron su esfuerzo y arriesgaron vida e integridad física por Azcárraga y sus lectores de noticias, esos que, lágrimas de glicerina, laboraron “con el nudo en la garganta”, como lo proclamó alguno de esos?

Los fementidos medios de acondicionamiento social: ¿hasta dónde la suya fue solidaridad y dónde comenzó el “show”, que nombran los gringos de segunda?

(Mi país. Ah, mi país, clama el poeta.)


Los comentarios están cerrados.