FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA | NTRZACATECAS.COM

El uso de la tecnología se ha vuelto un problema de salud en la sociedad actual, ya que pueden provocar estrés y adicción bajo un uso indebido.

Así, el especialista en psiquiatría, Osvaldo Álvarez Crespo, director del Centro de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), refirió que si no se establecen límites y un uso adecuado en aparatos tecnológicos, o gadgets, estos puede causar agotamiento intelectual, irritabilidad y cambios en los horarios de sueño.

Consideró que el uso excesivo podría considerarse un trastorno por impedir el desarrollo pleno de las actividades que realiza el ser humano, pues afecta la calidad de vida al generar lo que se conoce como tecnoestrés o tecnoansiedad.

Rogelio “N”, con tan sólo 7 años, sufre del síndrome de tecnoansiedad, que se desata al no estar conectado a Internet o a algún aparato electrónico; los niños de su edad son considerados “nativos digitales”, es decir, aquellas personas que nacieron rodeadas por las nuevas tecnologías y los nuevos medios de comunicación.

El pequeño describe que comienza a ponerse nervioso, pues no sabe qué hacer o que juegos realizar si no son los que su papá le compra en su cumpleaños y Navidad para jugarlos en su consola de videojuegos; además, explicó que los libros y juegos de contacto físico, como el futbol, no son de su agrado.

Sus padres le quitan el uso del Internet y aparatos tecnológicos, como celular o consola, cuando no cumple con las tareas que se requieren en el hogar, como lavar su propio plato, tender la cama, hacer sus labores escolares, o por desobedecer cualquier otra orden.

“Es el peor castigo de todos; no me gusta cuando mi mamá desconecta y esconde el módem porque ya no puedo hacer nada”, relata el menor.

El especialista en psiquiatría, consultado por NTR Medios de Comunicación, refirió que el trastorno de tecnoansiedad y tecnoestrés es más frecuente en esa generación y explicó que cuando los integrantes de esta generación se encuentran híper conectados y no se comunican de otra manera, son más vulnerables a sufrir estos trastornos.

Incluso, ejemplificó, cuando un joven que siempre se encuentra conectado al Internet o usando gadgets, y, de pronto, sus padres deciden llevarlo a un campamento que no permite el uso de estas herramientas, el niño puede ser considerado como un analfabeta emocional, ya que su entorno cambió abruptamente.

Dentro de los síntomas que adquieren los jóvenes se encuentran dificultades para expresarse en grupo, para compartir, inclusive pueden presentarse síntomas físicos como náuseas y diarrea.

Refirió que estos trastornos pueden presentarse en el momento en el que los adultos no delimitan un tiempo para que los jóvenes usen estas tecnologías, además de la falta de propuestas de entretenimiento que no contemplen el uso de una consola de videojuegos, una tableta o simplemente el uso de la televisión.

 

Trastornos en adultos

La tecnoansiedad y tecnoestrés también se muestra frecuentemente en personas adultas, pues no se considera un trastorno específico para los jóvenes de la generación Z; comúnmente se presenta en los adultos ansiedad por no recibir notificaciones y no tener conexión.

Además, el uso del teléfono móvil a la hora de manejar se ha convertido en una de las terceras causas de muerte en accidentes de tráfico.


Deja un comentario