FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

Pues sí. En este país tan atrasado, donde la televisión ha jugado el papel de la gran “educadora nacional”, forjadora de héroes, donde la pobreza y la marginación son “accidentes” de la naturaleza y tema de crítica de los pseudo intelectuales inconformes con los logros de la revolución, ahora les ha dado por sustituir a nuestras glorias nacionales por un animal.

“Frida” es la gran heroína, las ocho columnas de los diarios, el sueño de los niños. Una perra marca labrador de 6 años que pertenece a la Unidad Canina de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR) y que ha sido entrenada como rescatista de personas, en caso de desastres naturales, como el sismo que azotó la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre. Bueno, “Frida” se ha hecho tan famosa (gracias a la tele) que ya aparece en eventos patrios, desfiles de modas, partidos de futbol y próximamente en campañas electorales. Hay incluso quienes la quieren postular para diputada (no duden ni tantito que haya quien vote por ella como candidata no registrada).

En un país, donde sus ciudadanos viven en la orfandad política, “Frida” -la gran heroína- es la madre que viene a sustituir a la patria vejada y traicionada, la patria que hemos perdido en los miles de millones que llenan la carteras de ex presidentes y ex gobernadores priístas (tres ladridos en honor de “Frida”: Guau, Guau, Guau.). Por eso, para olvidar nuestro pasado nacional “Frida” pasea altiva y gallarda en los comerciales de televisión.

El fenómeno mediático de “Frida” es explicable en el rapaz neolibalismo que nos ha expropiado a nuestros héroes. Hidalgo dejó de ser el padre de la independencia, para convertirse en el cura peloncito que inunda (con su nombre) las calles y vialidades del país. Diego Rivera dejó de ser el militante comunista, para convertirse en portavoz del Banco de México, mientras José María Morelos y Pavón era enviado al desempleo de las monedas de a peso.

Hoy, algunos patriotas mexicanos están solicitando que salga el comunista de los billetes de a quinientón para ser sustituido por la gloriosa “Frida”, mientras la otra Frida (la Kahlo pues) lucha por quedarse por lo menos en el reverso del dichoso papel moneda. Ese es el futuro de nuestras glorias nacionales. Parafraseando al General Ignacio Zaragoza, podemos decir que “la tele nacional se ha cubierto de croquetas”. Urge entonces una modificación en chinga a los libros de texto gratuito (sic), para dedicar algunas páginas a “Frida” la heroína.

Pero me pregunto a mí mismo: “Mí mismo ¿por qué tanto maltrato a la pobre “Frida”? Esos defensores de los derechos animales ¿dónde andan? Porque está chido que la perrita haya sido adiestrada para el rescate de seres humanos, que haya hecho un trabajo chingón después del sismo, pero no se vale que exploten el morbo presentándola en un partido de futbol de la “Decepción Nacional”. Digo, eso es maltrato animal. ¿Ya Televisa prepara, una gira nacional de “Frida”, como símbolo patrio”, después del bochorno de la Frida fantasma?

Las Fridas aparecieron para darle el toque telenovelero al sismo, sin lugar a duda. Las televisoras y muchos otros espacios han explotado a todo lo que da el instinto perruno de esta bonita labrador, quien merece respeto. No se vale que la anden exhibiendo como hueso de santo muerto, y que se olviden que tanto entrenamiento, disciplina, obliga a que esté descansando. Ya déjenla en paz chingao. La neta la vi con cara de querer morder a uno de esos malos jugadores del futbol mexicano, pero se aguantó.

Ojalá que no cunda la soberbia televisiva y que los perros, como cualquier otro animal, sea merecedor del respeto del ser humano (mejor exploten a Belinda, ya ven que le encanta el choro). Que “Frida” viva tranquila sin tanto show ni morbo, como en estos últimos días. Y señores, si su hijo le pide un perro igual que este animalito, mejor adopte uno de la calle. ¡¡LOS PERROS TAMBIÉN MERECEN RESPETO!!

 


Los comentarios están cerrados.