ENRIQUE ARGÜELLES ROBLES*
ENRIQUE ARGÜELLES ROBLES*

Desde anterior al año 2006 había un grupo de personas que, en forma extraoficial, estudiábamos asuntos de Bioética, la inquietud partía de los doctores Alfredo Marín Solís y José Manuel Enciso Muñoz, del licenciado en Psicología, Francisco J. Madera Maldonado, el licenciado Carlos González Espinosa, del doctor en Filosofía, Veremundo Carrillo Trujillo, la doctora Claudia Amil Ruvalcaba Márquez, el doctor Javier Flores Muro, la licenciada Martin Gerardo Luna Tumoide y el doctor Enrique Arguelles Robles, que era secretario permanente de la Junta de Gobierno de los Servicios de Salud del Estado.

En una de las sesiones ordinarias de la Junta Estatal de Gobierno, se le expuso a la presidenta de esa junta, Amalia García Medina, gobernadora constitucional del Estado de Zacatecas la creación del Consejo Estatal de Bioética. Se le argumentó que ésta era una experiencia mundial occidental, nacida en Europa luego en los Estados Unidos de Norte América y que en México ya existían muchos comités de bioética. En el acta respectiva de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), fechada en noviembre del 2006 y por acuerdo, se crea el consejo Estatal de Bioética.

Pero fue hasta el año de 2011 que se continúa con este proyecto, gracias a la intervención del licenciado Uriel Márquez Cristerna, quien dio impulso a la formalidad oficial para que se formara el Consejo Estatal de Bioética.

El decreto oficial fue publicado el 5 de octubre del año 2011.

En una ceremonia oficial, el doctor José Torres Mejía asiste a nuestra sesión inaugural, él era un funcionario de la Comisión Nacional de Bioética, con lo que se hace oficialmente nuestra presencia ante dicha comisión, habiendo conseguido el registro oficial.

Se conformó el Consejo Estatal de Bioética como un órgano desconcentrado de la SSZ con autonomía propia y se constituyeron el consejo ciudadano con las siguientes especialidades: médicos, enfermeras, abogados, psicólogos, investigadores, filósofos y un representante de la sociedad civil, se nombraron representantes de instituciones de enseñanza superior y de unidades de aplicación clínicas médica.

El nombre de consejo fue respetado por la Comisión Nacional de Bioética y corresponde a lo que en las otras entidades federativas se llama comité.

Tomamos el nombre de consejo, porque etimológicamente es más amplio funcionalmente que el nombre de comité. Un consejo significa que varias personas dan su opinión sobre un tema determinado y se toma una determinación. El comité es el que ejecuta una misión ya específica.

Desde entonces hemos sesionado regularmente, hemos instituido nuestros manuales de procedimiento y organización.

Hemos asistido a las invitaciones que nos ha hecho la Comisión Nacional de Bioética.

Hemos formado los comités hospitalarios de bioética en muchos hospitales en el estado de Zacatecas.

También hemos creado los comités de ética en investigación en aquellos hospitales que se hacen investigación con seres humanos.

Hemos atendido a las reglamentaciones de los protocolos de investigación como nos manda la ley.

Era necesaria la difusión de los conceptos y funciones de la bioética, por ello hemos buscado los espacios necesarios en distintas unidades de enseñanza superior, así como en organizaciones de la sociedad civil y en los medios masivos de difusión.

Funciones muy importantes han sido: la difusión de diplomados, conferencias, maestría y doctorado en bioética, así como asuntos de bioética.

Los avances tecno-científicos, los derechos humanos y la evolución de la sociedad actual han hecho necesaria la revisión de muchos conceptos ético morales, para aplicarlos conforme la vida moderna.

Hay grandes modelos ético-morales como los tradicionales aristotélicos-kantianos; con el modelo empiristas, utilitaristas y pragmáticos ingleses. Latinoamérica tiene que matizar estos conceptos por sus condiciones económicas, sociales y culturales.

 

*Presidente del Consejo Estatal de Bioética


Deja un comentario